jueves, 15 de noviembre de 2012

BESTIARIO ENDÉMICO: la señora cíclope



El inmovilismo de la señora cíclope, reconocido en la Sociedad de Naciones Neutrales sin ánimo de lucro, con la vitola de patrimonio intangible de la inteligencia universal, está fundado en la teoría del ojo único, supervisor omnisciente del cumplimiento estricto de omnímodas reglas, aplicadas al correcto y diligente funcionamiento del orden establecido y al reparto equitativo entre toda la población equivocada, de: sopa de convento, décimas rogatorias por la intercesión divina, y estampitas de Fray Leoncio de Alpandeiro. La menstruación económica que actualmente sufrimos en los países occipitales, basada en el riguroso control parasimpático de la sonrisa, obliga a un soslayo de pensamiento único que, visto de frente, provoca una inquietud kafkiana. La mirada de la señora cíclope, benevolente y omnicomprensiva, esconde un gran peligro, ya que, a un sólo golpe de ojo, quema primos comunes, turbando el orden público y provocando un índice exagerado de suicidios entre esta especie ya de por sí suficientemente castigada por el turismo. Con el advenimiento del protestantismo, fue reclutada en el Ejército de Salvación Anabaptista, por su alta capacidad de análisis sociológico. No pudiéndosela condenar, expresamente, al ostracismo, por el inusitado interés que concitaron sus familiares habilidades domésticas, la Sociedad de Naciones Neutrales sin ánimo de lucro, con sede en la ciudad-estado de Frigidaria, cuya moneda es el gerundio, viene gestando para ella un descenso de su pensión vitalicia. Es probable que en pocos años, estos magníficos ejemplares se conviertan en expertas economistas, si es que no lo fueron siempre. Sólo tienen una debilidad; si reciben la luz del disparo de una cámara de fotos se quedan ciegas, razón esta por la que hemos preferido dibujar a la señora Hildegarda Salomón, a carboncillo. Posa con singular elegancia.

6 comentarios:

  1. Es un lujo leer siempre tus cuentos.
    Mordaz, sugerente y lapidario, que desde una especie de surrealismo llega a los fondos de lo social dessurrealizando con hachazos y tornando en una risa, de dolor y desahogo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres muy amable, Mareva, gracias. Creo que es una definición bastante correcta de lo que me sale natural.

      Salud

      Eliminar
  2. ¡La hostia, qué demostración magnífica de rabia, inteligencia, originalidad, lenguaje...! Disculpa mi, tal vez, exceso de benevolencia expresiva, pero... eso de "La menstruación económica que actualmente sufrimos en los países occipitales" me provoca la sonrisa la amargura y el aplauso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son sentimientos encontrados. Están lejos de un clasicismo, creo, pero recuperan un poco el aire irreal en el que vivimos, paradójico y delicuescente como las burbujas del cava. Tu exceso de benevolencia está perfectamente compensado por el mío de escritor amateur en trance humorístico. Muchas gracias, amigo Prudencio.

      Salud

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Jorge, lo lamento sinceramente. Supongo que es como estar delante de una de esas pinturas mal llamadas abstractas, en las que sólo suele percibirse una confusión transitoria. No hay de qué alarmarse.
      Salud

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...