sábado, 30 de junio de 2012

Flores de balcón: gerundios y geranios



Flor de balcón matinal
cabello negro y blanca frente
                            

                            jugando tras las rejas
                            entre geranios de pobreza
                            bailando en la maceta...


Te ciñes y alisas el pelo, indolente 
o celeste atolondramiento 
o delicada imagen
que una voz de ultracieno
volverá a lo oscuro de la casa.

                            Dejen que la vea,
                            ensimismada sonríe
                            cautivando estrellas en su mano
                            o dando de comer a las palomas
                            que se arriman.



Ella es un don hermoso
y una brisa gris la esconde
y la ignorancia sopla en la ropa tendida.
                          


Qué alumbre con su gracia el barrio,                            
                            sin ella la calle se entristece
                            se torna pesado el aire.

Cuando no estás aquí, los colores se mudan a otra parte.


Canto de Ossanha by Baden Powell on Grooveshark





viernes, 29 de junio de 2012

Golpe lento de vista




La mirada geométrica
suspendida en el aire
no es nada sin el pulso
subterráneo del mundo.

De los ojos de una mirla
muerta en el cemento de la acera
sale un tropel organizado de hormigas.

No es nada la mirada
sino la flor abierta de los ojos
en la retina insomne del tiempo.





jueves, 28 de junio de 2012

AMAPOLO y el existencialismo


    El señor absorto en marañas metafísicas escupe ortografías imaginarias sobre la barra del bar, son frases de Heidegger y huyen hacia el paraíso del limón y los cubitos de hielo, donde solidifican en cristalina y fría transparencia. Luego se disuelven en el gin-tonic y el señor perplejo de la corbata rojo Sartre, toma un trago amargo como la quina, con sabor a ser y tiempo. Así se consuma a veces, en los bares, el milagro de la transmigración filosófica o la metempsicosis del señor pensativo. 


                                        Carinhoso by Hermeto Pascoal on Grooveshark


           Pintura de Ester Grossi 



martes, 26 de junio de 2012

Invocación y desengaño


La unción de Saúl/ Marc Chagall,1887-1985


                                          Prefiero una piedra, a la seda.
                                            
                                          Un rosario 
                                          de razones voraces
                                          vierto
                                          sobre la mar oscura 
                                          de tu pelo.
                                            
                                          La noche es cierta.
                                          Gasta un semblante azul
                                          de satélite y silencio.

                                          Tiene raíces que son una luz ciega,
                                          una savia en filamentos de sangre
                                          a través del engaño de la carne.
                                             
                                          Dale salida,
                                          el único sacrificio santo al que yo asistiría
                                          se oficia en tu boca, cuando calla el mundo.

                                          Palabras como piedras
                                          contra falacias de seda.


                                          Le Vide by Wim Mertens on Grooveshark






lunes, 25 de junio de 2012

MENOS ES MÁS



Una campana rota, unos delirios mansos de cinismo, un escritor atormentado, los ojos vueltos del histrión, un arsenal de parrafadas o gusanos royendo la manzana podrida de la gloria (todo esto no son sino signos entre paréntesis) no impedirán que arribe, por acaso, el minuto esperado en que las cosas se entregan, reveladas, a favor de ese ritmo telúrico que te late en la sien y demora el futuro inútil.

       

Titánico esfuerzo


El señor que vive en el fondo del mar es un coleccionista multimillonario. Sólo sale a la superficie cuando se entera de que una economía se va a ir a pique. Así que, esta mañana, leyendo el Daily Ocean ha sabido que el crucero España va a naufragar y, ni corto ni perezoso, se ha puesto su traje blanco de pescar tragedias, el sombrero de coral, ha cogido el parasol, y se ha subido a una escalera divisa·dramas para contemplar el hermoso espéctaculo del hundimiento.
Luego ha recogido pacientemente con el parasol los restos más valiosos, como pagarés del tesoro, bonos, hipotecas, joyas y deudas públicas, que flotaban inertes en la superficie aún revuelta del agua y ha bajado a su mansión submarina, donde su señora, después de quitarle cuatro o cinco algas que llevaba prendidas en la chaqueta, le ha agasajado con una sopa de mariscos bien caliente y la novedad de que Gertrud, su hija, ha descubierto un banco de billetes de quinientos no muy lejos de casa, en la bahía de la inflación. Él ha sonreído complaciente como si le importaran los progresos de Gertrud en el proceloso mar de la economía, pero en realidad; estaba pensando en una fastuosa esmeralda del botín.

                                     


sábado, 23 de junio de 2012

Cuento con reverso


Coronel Ximenex, astronauta ocioso
    El astronauta que orbita es un estorbo, parece un barbo flotando en el negro morbo del vacío, conectado a un cordón umbilical, una dúctil pajita por la que sorbe la hidromiel que le mandan desde la Central de Ocios Estelares. Su cometido no es ni sencillo ni grave. Tiene sólo que abrir una llave que conecta un agujero negro con la Galaxia Semidesnatada. Es un simple gesto que entraña una importancia crucial para el futuro de la Confederación Untados del Universo. Una operación de la que él mismo no tiene conocimiento. Ajeno al peligro, se dirige con un propulsor del tamaño de una pila alcalina hacia la válvula donde el corazón del Orbe condensa toda su potencia; gira la válvula y al otro lado, el agujero negro engulle a la Galaxia y fin del cuento.                                                                    ***
                                          Al otro lado del fin del cuento está el señor Jiménez, empleado de banca, que acaba de cerrar el grifo del fregadero y toma del vaso un sorbo de agua, mientras fantasea con la idea de ser un astronauta que orbita en la Galaxia Semidesnatada; unido al cordón umbilical del crédito.  






          Collages de Franz Roh 




Programa en espiral by Aviador DRO Y Sus Obreros Especializados on Grooveshark

40 principales

George Grosz haciendo el payaso.


Hallo refugio en las palabras como pájaro herido por un aire desértico, busco la sombra amiga que ellas dejan en mi alma, nunca tuve osito de peluche para dormir, lo mío fue ficticio y delicado como una burbuja, inconsistente pues.

Para los amigos de esta modesta ínfula traigo: establir, bien fea palabra que sin embargo es la magia de un establo en el que un fakir ensayara su último número, su fantástica cancamusa o vano trampantojo; una disciplina compleja traspasada por la certeza de una gran duda cuyo final quizá nunca se vea, por más que una academia cerrilmente se empeñe, en fijar los cuarenta principales de las letras.

Establezcamos unas diferencias de Antonio de Cabezón, sobre el Guárdame las vacas de Luys  de Narváez.




                    

  

viernes, 22 de junio de 2012

Venustas, firmitas et utilitas


Graffiti de Sam 3

                                 Multiformes sombras caen exactas, tal
                                 si un dios convexo en el fanal humano
                                 proyectase, aritmético dictado,
                                 el juego serio de lo claroscuro.

                                 Cósmica armonía, gracia cenital
                                 en que gravita el orbe más mundano;
                                 atravesado por la luz y amado
                                 de un veneno mortal, así el cianuro

                                 de la razón, que sueña enamorada
                                 con la nuda belleza de las cosas,
                                 y al despertar, etérea arquitectura:

                                 a su mirada ya desvaneciese
                                 aquel misterio, luz en la materia,
                                 geométrica ilusión de ciencia pura.





Fotografía de Anna Febretcko.
   De ley es consignar aquí, a la luz del comentario del arquitecto y poeta Francesc Cornadó, la reflexión sobre el límite en que la arquitectura es un servicio por y para el hombre, y hasta que punto se puede abandonar al capricho del creador. Hay más belleza en la utilidad. Con sumo gusto le colocamos a este edificio de Frank Gehry, la corrección del lema vitrubiano, admirablemente enunciada por nuestro amigo Francesc:
                         -ipsum firmitas, parum utile, invenustum, vanitas, mediocritas. 
                         (muy firme, poco útil, feo, vanidoso, mediocre).             
                 




POEMA HALLADO EN LA GUERRERA DE UN SOLDADO MUERTO





                                   Labios pleamar de las palabras
                                   contra los tiempos de silencio.
                                   Cada vez que te nombro, amor,
                                   insaciable en el vacío,
                                   aterido y solo como un perro 
                                   me lamo las heridas.
                                   Voy a morir de frío 
                                   en este amanecer crudo y rojizo.
                                   Quiero sentir el dardo de la nada 
                                   sobre mi frente árida,
                                   patria de soledad y pensamiento.
                                   No se por qué mi cuerpo ya no siento,
                                   está preso del ansia que no aplaca,
                                   ciegamente se agita, bosque hambriento
                                   devorando muros, acuciado por sombras
                                   me detengo y, escucho mi corazón,
                                   es ascua sin futuro.

                                   Quiero ser tierra y cielo en tu mundo
                                   o morir desangrado sobre la nieve fría,
                                   sobre la nieve blanca y fría vaciarme
                                   poco a poco, herido de muerte;
                                   mientras mis ojos cándidos 
                                   van palpitando sueños incumplidos.

Pintura de Helene Schjerfbeck (1862-1946)



                                                  

2 noemas sin tanka ni cartón





                                                  No sé si voy hacia ti
                                                  o  si vengo de tus sueños,
                                                  mi cuerpo es ciego aliento 
                                                  sin memoria, nube latente
                                                  que se deja poseer 
                                                  de un crepúsculo, 
                                                  lacerante sonrisa, 
                                                  espinas lentas:
                                                  ingénuamente tuve fe.

                                                            ***

                                                                         Piedra que asciende
                                                  filamentos en penumbra,
                                                  donde la cifra de tus labios
                                                  vencía el oscuro designio y el silencio.

                                                  El aire tenía forma
                                                  porque llenabas lo respirable,
                                                  álgida en la noche, con tu presencia.
           
                                           
                                           Samba De Minha Terra by Stan Getz on Grooveshark

       Ilustración de Jesús Cisneros

jueves, 21 de junio de 2012

CRÓNICAS DE AMBIGÚ: coplilla de Al Juarismi


                                                                                                                    Vamos tirando pero vamos bien.
                                                                                                                                                        Txomin                                                                    

Ángela Perurena, euroaizkolari.


                                              Peta el anca de rana,
                                              salta y pega la porra;
                                              en las humildes cañadas,
                                              en las urbes procelosas.

                                              Una cumbre borrascosa
                                              amenaza dar tormento
                                              con el líquido elemento,
                                              tiene forma de bolillo:

                                              pero ya no hay quien la encaje
                                              en la fiesta nacional, ¡fatal! gritan 
                                              colorados los de la bancada azul,
                                              los rojos sonríen callados,

                                              los moderados trabajan,
                                              muy temprano desayunan
                                              una especie de cruasán
                                              de chocolate relleno.

                                              Esta es la crónica vana
                                              de la inocencia de Espana,
                                              a la que falta la tilde en forma de ola:
                                              máxima expresión simbólica
                                              de su alambicada identidad.

                                              ¡Qué fatalidad! gimen los estetas,
                                              ubícuos multifunción de carga frontal,
                                              cantan la letra del himno nacional: 
                                                      
                                                      Ánimo España,
                                                      boga y cuida
                                                      que los remos
                                                      no se enreden
                                                      en patrañas o
                                                      en virtuales redes
                                                      de confusa identidad.

                                                Y que la frase de Txomin os sea leve,
                                                                   disculpen su ambigüedad.

                                                                                 Al Juarismi





LOS AJOS II, de Joan Perucho

      El ajo halla un dilatado campo de acción en la Magia, pues aparte de sus propiedades gastronómicas y eróticas es, por antonomasia, el elemento antivampírico más eficaz y temido por los entes de abominación que tradicionalmente conocemos con el nombre de vampiros. Estos, según nos dice Collin de Plancy en su célebre "Diccionario Infernal", son hombres muertos y sepultados que regresan de sus tumbas para sorber la sangre de los humanos. Para destruirlos es necesario localizar antes su sepultura. También sabemos que aquellos que mueren por causa de vampiros se convierten a su vez en vampiros, y que el mejor medio para ahuyentarlos es empleando enérgicamente los ajos. Para estos horribles seres,  su olor resulta pestilencial y los debilita y enferma.
    El vampiro, sirviéndose de sus afilados dientes caninos, practica dos minúsculas incisiones en el cuello de la víctima, que puede ser hombre o mujer, aunque preferentemente escoge a estas últimas, pues siempre hay un oscuro erotismo en lo vampírico, y así lo han descubierto y proclamado Roland Villeneuve, Tony Faivre y Ornella Volta. La visión de un cuello alabastrino les confunde y obsesiona y, a veces, les hace perder todo sentido de la prudencia, como se colige, por ejemplo, de la carta que el vampiro barón de Mjertovjec escribió a la bella marquesa de Iris de Drama, a la que rondaba con aviesos propósitos. La carta en cuestión, decía así:

Barón de Mjertovjec con ganas de tocar el piano.
    "Querida marquesa. Ni toda su modestia, ni sus escrupulosos cuidados pueden, hermosa Iris, ocultarme los hechizos de su cuello. Por más reservada que sea usted veo el cuello más blanco y más bien torneado que pueda darse. ¿Por qué lo oculta usted? ¿No se deben poner de manifiesto a todos los ojos las maravillas de la naturaleza? Cuando los suspiros y la respiración hinchan su cuello de alabastro, oh Iris, éste parece que se indigna de que oculte un velo tanto brillo.
"¿Quién pudiera descubrir los encantos que usted disimula cruelmente? Yo los representaría como un jardín florido donde el alma gusta mil placeres. Yo pintaría en él mil manantiales cristalinos, mil sotos amenos donde tiene el amor su nido. Mas, ¡ay!, lo que oculta Iris debe ser sagrado para mí. Besa su mano, el barón de Mjertovjec."
Naturales sopechas de la marquesa Iris de Drama.

    Ni que decir tiene que, antes tan explícitas intenciones, la marquesa de Drama receló al instante, y convencida de que Mjertovjec era un vampiro, recibióle una noche en su salón embozada en una rica pelerina de armiño. Al descubrirse, mostró al vampiro su cuello de diosa rodeado de una nutrida corona de pestilentes ajos, y fue tal la fetidez nauseabunda de la vaharada que recibió éste que, al instante, tornóse lívido, como desmayado y sin sentido y, vacilando y dando traspiés batióse en retirada, buscando desesperadamente la puerta. Poco debía servirle, sin embargo, esta tardía decisión, pues tras una cortina, en donde permanecía escondido, salió el capellán de la marquesa empuñando el "Manuale Exorcistarum" del sabio Cándido Brognolo da Bergamo, mientras recitaba en voz alta la "Quaestio II", que dice: "Respondetur, cum Magi. Malefici, ac Striges constituuntur, etcétera". Precísamente, esta escena inspiró a los señores Wohlbruck y Marschner su ópera "Le Vampire", que se estrenó en París el año 1828, haciendo las delicias de las bellas damas del tiempo de Luis Felipe, que reputaban la ópera admirable, seducidas por la romántica frente del réprobo, el ojo de hiena y el "teint blafard" del héroe:
 
                                               "Soumis au destin qu'il maudit
                                               cet être dont le terme expire
                                               sollicite un nouveau répit.
                                               Nous l'accordons à ce vampire
                                               qu'il reste encore chez les mortels
                                               pour y desservir nos autels."

   En cuanto a conjuros mágicos, destructores de vampiros, es curioso citar aquí, el que aparece en "Les Històries Naturals" y que pronunciado por el científico Antoni de Montpalau redujo a la nada al vampiro histórico Onofre de Dip:

                                               "El vampir és al llençol.
                                               Un catafal és son bressol.
                                               Hi dorm amb la lluna i el sol."

    Sea de ello lo que fuere, y volviendo a la cuestión de los ajos, el gran vampirólogo Emilio de Rosignoli se preguntaba por qué razón el ajo aterra a los vampiros, respondiéndose acertadamente que sólo el CH2 y sus compuestos podían ser la causa. En efecto, el documento tratadista llegó a la conclusión de que había "trovato la splegazione. I vermi intestinali venivano distrutti dal'aglio; si trattava dei più tipici parassiti interni d'ell'uomo. Ma anche il vampiro era un parassita umano!", añadiendo que sagazmente la medicina popular había encontrado, desde los más remotos tiempos, el remedio sin par contra los vampiros: el ajo, la liliácea antiparasitaria por excelencia.
Vampiros vegetarianos, de Remedios Varo.

     Respecto a otras propiedades que el ajo tiene en Botánica Oculta, sabemos que sus bulbos son antihelmínticos, estimulantes, antirreumáticos y expectorantes; corrigen la menstruación; son buenos contra la hidropesía y el mal de piedra. Se emplean también con éxito contra las bronquitis. Aplicados directamente, o sea, sin la gasa que contacta con la piel, son un excelente callicida, y sirven igualmente para combatir la sarna y la tiña. Se recomienda el empleo del ajo para combatir la rabia, y así lo atestigua Paracelso. Asimismo, para preservarse de todo maleficio -al margen de lo vampírico- se cogen siete ajos a la hora de Saturno, se ensartan en un cordelito de cáñamo y se llevan suspendidos del cuello durante siete sábados, y se quedará libre de hechizos para toda la vida. Para alejar los pájaros de un árbol, basta untar las ramas con ajo. Si se desean ajos inodoros -¡oh,maravilla!- no hay más que plantarlos y cogerlos cuando la luna "no se halla sobre nuestro horizonte".





Soliloquio de Ícaro

Derrita el sol las atrevidas alas,
que no podrá quitar al pensamiento
la gloria, con caer, de haber subido.
               Conde de Villamediana




                                           El vuelo de una vida, su rosario indeleble
                                      De virtudes acuáticas insinuando ríos,
                                      Demorando caudales en la sed de estar vivo,
                                      Me llenó los ojos de la luz de los sueños
                                      Y supuse que el sol era el centro del mundo.

                                      El sol es ascua en el fondo del alma
                                      Que recuerda el origen de materia divina,
                                      El ancestro inequívoco de todos los centros,
                                      Corazón de universo desterrado en la sombra 
                                      Antihéroe cautivo en su ardor contemplado.

                                      El vuelo de un sueño, el reflejo de sombras
                                      Que mis alas proyectan sobre la mar densa,
                                      Acuciado de alturas cuyo peso de plumas
                                      Acrecienta palabras en mi boca nublada,
                                      Reventó como lluvia en el seno del mar
                                      Y supuse que el agua era el centro del mundo.

                                      El agua es sangre cautiva tras la piel
                                      Persiguiendo el deseo en los cauces del cuerpo,
                                      Primigenia razón engendrada en silencio
                                      Que contiene la esencia de la palabra tiempo,
                                      Clepsidra de venas y arterias, reloj de raíces.

                                      Pero yo la olvidé, por un ramo de sombras
                                      Traicioné  mi memoria y miré al sol de frente
                                      Ese infierno en el cielo asoló la frescura
                                      De ángel juvenil que trazó libertades 

                                      En el pecho del viento, fui buscando la luz
                                      Ciego enamorado, candor del alma en tactos,
                                      Caí desolado en ceniza, sombra de la mentira
                                      Que la ilusión voluble de mi cuerpo ansiaba
                                      Desterrar de un horizonte siempre equidistante.

                                      Alma en ruinas, por virtud de la sangre         
                                      De aquél resto calcinado de ausencias
                                      Renaceré algún día, pronunciaré tu nombre,
                                      Porque un sueño, una vida, son la misma cosa,
                                      La palabra a contraluz soñada.


                                      Y me advertiste, Dédalo:
                                      “No olvides nunca tu condición humana.”

                   

                         Fotografía de Duane Michals, 1972


                                                    Britten - Pan (who played upon the reed pipe which was Syrinx, his beloved.) by François Leleux on Grooveshark



miércoles, 20 de junio de 2012

Bodegón lujurioso con cuchillo

El tenedor es de mar, 
la cuchara, de secano,
si no te puedes callar 
se te va a caer la mano.

¿Y por qué voy a callar?
Come y calla, Caracalla,
que se va a enfadar Neptuno.

La cuchara es para llorar
sopas de lágrimas,
El tenedor para reír 
besos al pil pil.

Híncame el tenedor en el lomo
¡qué te como!
Súrcame el alma con la cuchara
¡qué te sorbo!


Naturaleza muerta de Floris van Dyck(1575-1651)
                                         Aria Burlesca by Jordi Savall on Grooveshark

LOS AJOS I, de Joan Perucho


    El ajo, cuyo nombre botánico es "allium sativum", pertenece a la familia de las liliáceas, y es una planta bulbosa con sabor y olor penetrante y contumaz, que se repite en el estómago si se usa sin prudencia en los guisos. Por ello no es indicado tomarlo antes del estrecho e íntimo palabreo a que tan aficionados son los amantes, pues muchos lo reputan nauseabundo y destructor del amoroso impulso o "élan", como dicen los franceses, y así lo demuestra el siguiente verso: 
                                                       Ajo, que de Filis
                                                       la dulce boca infestaste 
                                                       con tu hedor,
                                                       al ir a acercarme a ella
                                                       las ilusiones mataste
                                                       de mi amor. 
           
                   


     Es fama que el ajo proviene del Asia central, y nuestro Arnau de Vilanova lo llamó, teniendo en cuenta sus propiedades estimulantes, "triaca de campesino", aclarando Alebrando que "li als vaut contre morsure de beste venimeuse et por elsou l'appele on triacle de vilains". Esta doctrina fue recogida por Juan de Aviñón en su libro "Sevillana medicina", puntualizando que los "ajos engendran humor malo, delgado y agudo, que son calientes y secos en tercer grado, y dañan a los coléricos y aprovechan a los flemáticos...Y los que son cocidos en dos aguas son más templados; que el ajo es llamado atriaca de los aldeanos y de los rústicos y es contra las ponzoñas y escalienta la sangre muy fuertemente".
    Hay autores que afirman, respecto a la raíz etimológica del ajo, que la pestilencia del mismo la determina, pretendiendo que no es "allium" sino "halium" como debe escribirse, pues viene de "halo", equivalente a exhalar, despedir olor. Estos mismos autores opinan que las insoportables emanaciones que de sus tallos, dientes y cabezas se desprenden -muy importantes en magia, como en otro capítulo explicaré-, son la causa del pasaje de Persio, en el que se esclarece que los dioses inmortales huían de entrar en el cuerpo de los humanos, si estos habían comido tres veces, en ayunas, una cabeza de ajos: 
              "Incussere Deos influntes corpora, si non   
              Praedictum te mane caput gustaveris alli." 

    También Horacio, llamó al ajo tósigo ardiente, mejunje de hierbas, sangre de víboras más letal que la cicuta, contándonos que merced al hedor pestilente y venenoso del ajo pudo Jasón domar los dos furiosos toros que echaban fuego por boca y narices, y vengarse de su rival Creusa. Asímismo, sabemos que a los caballeros de la Banda les estaba prohibido comer ajos, y el no comerlos recomienda también Don Quijote a Sancho para que no sacase por el olor su villanería. Con ello queda demostrado que el ajo es manjar de rústicos, y no conviene a la etiqueta.
    Sin embargo, existen opiniones que contradicen las anteriores expuestas, pues Columella, en su "Re Rustica", alaba los ajos, asegurando que el emperador Vespasiano prefería en sus cortesanos el olor a ajo al de afeminados perfumes. Galeno, en sus "Methodus Curativa" los defiende, y Herrera, en su "Agricultura General", dice que el ajo ha de ser "quemacioso", añadiendo que "los ajos tienen muy singulares virtudes y propiedades, aunque mal olor; mas aun aquel olor no es sin provecho, aunque los de palacio y las damas le aborrezcan, que del olor de los ajos huyen las serpientes y aun aprovecha para las mordeduras ponzoñosas". Lo mismo decía el gran Andrés Laguna en su "Dioscórides": "El ajo silvestre o castañuelo tiene virtud corrosiva y mata las anchas lombrices".
     Una gran polémica se suscitó a finales del siglo pasado entre un grupo de eruditos al intentar establecer el origen de una palabra malsonante, derivada al parecer del ajo. Dichos eruditos se ocultaban tras seudónimos pintorescos, tales como "El Bachiller Lugareño", "El morisco alfajamín", "El Bachiller Singilia", "Fray Tresefes", "El Menor Pinche de todos", etcétera. Estos eruditos se propusieron investigar científicamente, empezando por desechar todas las etimologías populares, en una de las cuáles, por ejemplo, se establecía que caracol se llama así porque, al ser "bautizado", miraba hacia una col, etimología de la que el autor deriva sobre el supuesto de que el animal hubiera mirado hacia un ajo.
      Esta etimología se halla contenida en los siguientes versos: 
                                   Preguntó San Pedro a Cristo  
                                  por qué llamó al caracol  
                                 "cara-col"; y dijo Cristo:  
                                porque cuando lo he criado  
                               miraba para una col,  
                              que si mirara hacia un ajo  
                             le llamaría "car-ajo". 

     No aceptaban los eruditos que el caracol hubiese podido llamarse de aquel modo y, profundizando en sus estudios, se armaron al cabo un lío fenomenal, pues los unos sostenían que tal reprobable palabra derivaba del griego "Karaxos", que era el nombre del hermano de la poetisa Safo y designaba además taladro, punzón. Otros suponían, no sé en virtud de qué razones, que estando en campaña Jaime I el Conquistador, deseó comer ajos, y no habiéndolos más que en el campo enemigo, decidieron varios capitanes ir a cogerlos para así complacer al rey. Algunos murieron en la empresa, y enterado el monarca del suceso, hubo de exclamar en catalán: "Car, alls", lo que vertido al castellano, es: "¡Caros ajos!"


     Otros, en fin, fundándose en similitudes italianas, como "cazzo" y "zugo"("Sorta di frittella fatta di pasta"), descubrieron que en España, y probablemente en todo el mundo, los sastres, al tomar medidas de los pantalones, inquieren con el tacto o con la vista si se carga el "zugo" a la izquierda o a la derecha, señalando al parroquiano con el nombre de "alférez" en el primer caso, y de "teniente" en el segundo, y aclarando que "como esto se refiere y trae su origen de los tiempos en que la charretera fue divisa militar en España, conviene decirlo y apuntarlo para excusar dudas y vacilaciones a los futuros historiadores de la sastrería".
     También los más jocosos, sin pronunciar la palabra, trajeron a colación un suceso, popular en aquellos días, acaecido en la isla de León, que más parecía chiste que otra cosa, y contaban que iba por la calle del Rosario una cocinera arrebujada en el pañolón con más sal que una salina; y al cruzar ante un gamberro que infringía las ordenanzas municipales, díjole el mozo:
     -¿Usted gusta?
     -Con salú se la roa a usté un cochino -respondió al punto la chulapa siguiendo la marcha como si tal cosa.
     Asimismo, para probar lo castizo de la palabra, se exhumó el pasquín que en 1808 apareció en Madrid a propósito de Pepe Botella: 
                                                     En la plaza hay un cartel 
                                                     que nos dice en castellano 
                                                     que José, rey italiano,
                                                     roba a España su dosel; 
                                                     y al leer este papel 
                                                    dijo una maja a su majo,
                                                    Manolo: pon ahí debajo 

                                                    que me cago en esa ley 


                                                    porque acá queremos rey 


                                                    que sepa decir "carajo". 


                                           


      En lo que respecta a la gastronomía española, el ajo ha logrado divinamente el "allioli", origen cierto de la mayonesa, la "porra" antequerana, el "sobado" del gazpacho, el "ajoblanco", el "ajo-arriero", el "refrito" y las estupendas sopas de ajo castellanas. Referente a esta últimas, diré que jamás he comido otras más sabrosas que las que, en Medina del Campo, compartí, hace años, con amigos muy queridos en una noche luminosa y fría de diciembre.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...