martes, 26 de marzo de 2013

KAFKIANA II

        Mañana gris, inquietante sorpresa me miro los pies y no están, tampoco las piernas, extraña desaparición... descanso la cabeza de nuevo miro al techo, me falta el aliento, de pronto oigo pasos, deben de ser ellas con sus pies descalzos, la puerta de casa se abre y luego se cierra con un sonoro golpe retumban las paredes, a la angustia se le suman las ganas de evacuar inmundicias, ninguna más grande que el abandono de piernas, un zumbido en los oídos y un dolor de cabeza, miro la puerta de la habitación, está entreabierta, se abre un poco más ¿será un soplo de aire? son mis piernas que vienen a traerme el desayuno a la cama. A veces es peor el remedio que la enfermedad, creo que me lo he hecho encima.
Mural de Agostino Iacurci

4 comentarios:

  1. ¡Con razón su apellido es Samsa! Disculpe si no lo saludé antes. Primero lo confundí con un insecto y ahora.. Bueno... Ahora saludé a sus piernas. Qué atentas. Me supongo que el resto del cuerpo será así de respetuoso con los lectores.
    ¡Muy bueno!
    Saludos desde Pergamino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Diego, el resto del cuerpo aún tiene la palabra, veremos que pasa.
      Saludos desde Tinta China

      Eliminar
  2. Desperté sin pijama y sin recuerdos. Tus relatos hiperbreves son muy buenos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Manuel, sinceramente celebro que te gusten.
      Salud

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...