lunes, 29 de diciembre de 2014

POEMITAS DE MAÍZ XCVIII


                  El aguijón del alacrán inyecta 
                                                                   lucidez.

                  Para morir de pie se necesitan
                  dos alas de cartón, un amor
                  del tamaño exacto del mundo,
                  una prosa que empape, ungida
                  en el aceite de la vida,

                  y una dúctil medusa
                  apenas dulcemente sensitiva.


Kolaj de Rafa Cornejo






domingo, 28 de diciembre de 2014

CERCA DE LA HERIDA, de Rafael Escobar Sánchez (tres poemas)

   

   Cuando uno se acerca a la poesía de Rafael Escobar, la lee, le conmueve, y siente la sutil y honda descarga de su autenticidad, se da cuenta que el ejercicio de poeta no es otro que el de ser persona. El de serlo con el máximo de honestidad que se sea capaz de acumular. Al margen de sus innegables hallazgos verbales, para cuya exégesis no me considero digno, estos poemas que van ustedes a leer aquí, tienen la suma de una experiencia vital enhebrada en la dúctil materia de la lengua, con la hermosa precisión trascendente que tiene la misma vida, de la que están cargados de principio a fin. Pertenecen, como glosa el título, al libro CERCA DE LA HERIDA, que fue publicado y presentado en Madrid por la editorial TIGRES DE PAPEL, en el mes de octubre de este mismo año que expira.



                        VERANO: homenaje a John Keats

                        Es el verano de mi existencia,
                        es el instante preciso, ahora,
                        de aspirar a algún trazo del deseo,
                        de emprender alguna tentativa del genio,
                        algún fruto que retoñe tímidamente a eternidad
                        y privilegie la memoria entre sus muertos,
                        ahora, que aún perviven brotes de tu primavera
                        que el tiempo ha ido tiñendo de luz perfecta
                         y esa savia de tolerancia hacia el dolor
                        que anticipa la humildad serena del otoño
                         y la nombra la estación total de las consumaciones,
                         que la muerte se entretiene en otros genocidios,
                         es el momento de recoger la siembra de tu alma,
                         un verso con hondos laberintos de pan,
                         un amor con blanca nervadura de ángel,
                         cualquier forma de claridad o espíritu mostrando
                         que ni en el peor naufragio fue tarde,
                         que siempre le cupo al tiempo la piedad,
                         que se albergó la vida sobre tus años débiles
                          y no fue en vano.





                          LA BUSCA (o por qué tengo que seguir vivo)

                          No he conocido el gran amor,
                          no se trata del arrebato de la ilusión platónica
                          aquel candor que en los años de la juventud
                          quisiera ensanchar los dones de la inocencia
                          hasta el mismo límite consumado del cielo,
                          no es la posesión mezquina del deseo,
                          la hambruna de un cuerpo que se viola con codicia
                          como quien vacía un cargador contra su propio miedo,
                          ya conozco eso...
                          hablo de cierto amor, del definitivo,
                          aquel que guía entre los cortes a ciegas del dolor
                          y hasta en el borde de inminencia de la muerte
                          te hace bendecir las sobras del tiempo que expira
                          como la claridad de una gloria que no se merece,
                          no puede haber otro camino que seguir,
                          rechazo la conformidad en la desesperanza,
                          el suicidio como la vaciedad de una rareza frívola,
                          esta será la consigna, resistir en la luz ansiada,
                          afirmar, hasta que el corazón se agote,
                          un afán de carne en deseo devastada,
                          la avidez de una existencia consumida en el fuego,
                          la verdad de una aventura que sobrecoja a la memoria
                          y permita escribir sobre tu tumba: "acogió el amor,
                          y vivió para serle digno".





                            PIENSO EN TUS PADRES

                            Pienso en tus padres,
                            los imagino jóvenes, en plena ebriedad de vida,
                            cruzando ríos y mordiendo tallos,
                            entregándose a todo tipo de presagios
                            y sílabas eufóricas de la luz
                            que te buscaban entre la niebla de una felicidad inconsciente,
                            pienso en tus padres,
                            en la ventura fortuita de su encuentro,
                            en la gracia del azar que prendió
                            para amasar tu carne de humanidad precisa,
                            los amo, escucho como los deshabita el tiempo
                            y me sorprendo a veces espiando sus besos, bendiciéndolos,
                            imaginándolos con el sexo temblando en la cópula
                            que revolvió la inercia tibia de su sangre
                            para ganarte en las garras mismas del vacío,
                            pienso en tus padres, amor claro,
                            los contemplo en sus huesos de amantes deshechos
                            y me emociono a través de sus vidas ya vencidas pensando en ti,
                            en la cosecha de plenitud que lograron,
                            en el refugio caritativo de tu lumbre
                            que se dejó caer de la impotencia de sus manos.


EDICIONES TIGRES DE PAPEL, web aquí




sábado, 27 de diciembre de 2014

POEMITAS DE MAÍZ XCVII


                    Una lágrima de topo fue semilla
                    y creció un champiñón
                                         que sueña la lluvia.

                    En su tierna ceguera peluda
                    reflexionan los grillos rapsodas
                    y estridulan de amor
                    por
                          su
                              terco
                                       trabajo
                                                   subterráneo.

                     Pero el hombre, o no sabe
                                                    o no quiere.

                     Él se arranca dos dientes,
                     desprecia tres paraguas y
                     se llena la boca de contrato social.


Colaje de Paco Marcos



jueves, 25 de diciembre de 2014

MUÉREME




                          Quiero sentir contigo el peso de los días 
                          bajo tus párpados, la sustancia inútil del tiempo 
                          que vive en las alas de las libélulas, la sangre fugaz
                          que se escribe con el polvo de los desiertos, 
                          la humedad turgente de tus labios,
                          la lentitud de un aforismo en tu pezón añil, dame
                          tan solo un tiempo para limpiar estas palabras sucias
                          de la miserable ilusión que las cobija en un puerto
                          de esencias, no tengo más esencia que tu cuerpo
                          deleble en la memoria. Muéreme de 
                          tu amor, entre tus brazos soy un inocente
                          que decora tu boca con las rosas primeras de la 
                          madrugada, ¿cómo darme al olvido si he visto el 
                          ramalazo cruel de la muerte brillar como un gusano
                          entre nosotros cuando me dijiste que no querías perderme?


Fotografía de Anacleto Rapling

ELEGÍA A GERARDO DENIZ


               A la noche de ascuas lentas sobre
               el río que fríamente duele, con los ojos
               abiertos en la duda reciente, salgo.
              Yo me doy a soñar la insurrección del
               hombre y aparecen los solios
               en ruinas de emperadores tibios recordándome
               el amargo rebate de las manos que escanden
               su ternura ahora en otras manos.
               A la noche impávida, herido por la punta
               y desde dentro, en la víscera
               inútil, huérfano de una vida que dejó de latir
               en la fértil marea del tiempo, animal agravándose.
               Desterrado de un mundo a la medida
               quisiera ser un alma que pasea
               con la rabia truncada a la altura del viento.
               Un alma desabrochada que ondea sin pausa.
               Hacer de una vez algo por el hombre,
               un árbol de neuronas que susurren en sombra
               la dirección correcta de la esperanza.
               No llorar nunca más por el ombligo,
               o traer la memoria tallada de amapolas
               en el sesgo naranja de la tarde.
               El Ser se mostrara aquí en cálido aliento, cálices
               de penumbra vinosa, sexo abierto en cruz
               aunque no tenga donde caerse muerto.
               La muela al seso al ojo en cucaracha.
               Dar pausa para atacar la torre de oro
               con los mandriles de la fe, ahora que
               ingrávido me abraza la ropa tendida
               y aspiro los grises cementos de la luz.
               A la noche, ávido. La convulsa rama del sol
               acaricia las tetas de lindas meretrices
               para volver sembrado de ingenua gana.
               Amigo Voltaire, ves la muerte por ictus
               de la tonta estrella titilante, ves ahí a Dios
               que carga sus dudas en las tripas de un canguro:
               tenemos un poco de inteligencia, dos probetas y no sé nada.
               Sé el gramaje del horizonte, pesa un cuerno
               de nube y cae reptando hacia la rambla seca
               y pide luego un vermut, el periódico te espera
               con su mejor merluza y una temporada en el monasterio.
               Monumento al silencio es la boca de reverendas madres
               que han visto despedazar a sus hijos y un colibrí
               les lame las orejas, no las dejan ni llorar en paz de
               su causa, violan su duelo hormigas amarillas
               que apestan a orín y champán, efervescente es el insecto
               de la brutal codicia. Dar tregua para incendiar la noche
               con antorchas, lajas de pizarra y polvo de ladrillo,
               vidrios de impaciencia estallen para el gozo y pueda
               el sabio archimandrita adormecer la cólera inflamada
               en una cuna vacía, doler, dolor, domeñe y arúspice
               lea en las entrañas del buey el turbio futuro de las gentes.
               Púlpitos asesinos, a servir de floreros y levanten a sus
               muertos, empalados y a la vista, que no se olvide el humor
               agrio que corre en sangre por los ríos y al mar decanta
               la memoria de un pueblo sin memoria. Oh, Dante, sonríe
               siempre, siempre, siempre, esta noche el infierno será una fiesta.


      Dibujo de Juan Almela (Madrid, 1934 - Ciudad de México, 20 de diciembre de 2014)





miércoles, 24 de diciembre de 2014

POEMITAS DE MAÍZ XCVI


                      Animal soñado, eres mi estatua
                      sensible. Mármol olfativo.

                      Acude a tu cuerpo la raíz del frío
                      con su delicada lengua bífida
                      y te despierta en lánguida llaga.

                      Porque supuras muerte ágil.

                      Tus poros son memoria del aire.


Kolaj de Rafa Cornejo



domingo, 21 de diciembre de 2014

POEMITAS DE MAÍZ XCV


                    Adiós, memoria de mi juventud,
                    baldía felicidad y sustancia
                    veraz de los días flexibles,
                    de las noches con dureza 
                                                             de
                                                                  junco:

                    la caña del pensar hincada
                    en medio del muladar
                    donde pasean los buitres
                    su condición de filósofos
                                                             nihilistas,
                    acaba de pescar este pañuelo.

                    O pasaporte de pobreza.






sábado, 20 de diciembre de 2014

POEMITAS DE MAÍZ, XCIV


                           Oboe, suenas a húmedad soledad,
                           tallas las sombras del recuerdo.

                           Artilugio magenta de la rosa,
                           digital liturgia enhebras.

                           O esa turbia alegría de las cerezas.



Colaje de Paco Marcos


jueves, 18 de diciembre de 2014

POEMITAS DE MAÍZ XCIII


                    Sinceramente endémico narciso
                    escribo este diario
                                              de pétalos helados

                    porque tengo recuerdos amarillos
                    de solitario tulipán con gafas.

                    He visto gitanillas bailando
                                              en la maceta,
                    me crisantemo siempre lo peor.






martes, 16 de diciembre de 2014

YO, EL DOCTOR, de Fernando Pessoa


Entré una tarde en una camisería conocida con el fin de comprar una corbata. El empleado, que no estaba atendiendo a nadie, y que me conocía desde hacía mucho tiempo, me saludó jovialmente.
    "Buenas tardes, señor doctor".
    "No soy doctor, le dije, y era verdad. ¿Por qué me considera doctor?"
    "Ah, yo realmente pensaba...", respondió él tranquilamente.
Pedí corbatas, escogí la que más me gustaba, pagué. En ese momento, el otro empleado, que también me conocía de antiguo, se acercó a su colega.
    "Buenas tardes", les dije a ambos.
Los dos empleados se inclinaron amables y sincrónicos y, como uno solo, respondieron:
    "Buenas tardes, señor doctor, y muchas gracias". 

Moraleja: Cuando la opinión nos hace doctores, doctores hemos de ser. En la vida social, somos lo que los otros juzgan que somos, y no lo que incluso con cierto fingimiento somos. Nuestra personalidad social, para todos, o histórica, para las celebridades, es una idea nuestra que nada nuestro tiene. El estadista que sepa comprender esto tiene la llave del dominio del mundo. Puede ser, claro está, que le falte la puerta; eso, sin embargo, es ya cosa del destino.

                    del libro MÁSCARAS Y PARADOJAS, edición Perfecto E. Cuadrado,
                     Edit Edhasa





lunes, 15 de diciembre de 2014

QUERIDOS REYES MAGOS


                                       Quiero
                                                                                         un
                                       pedal de niebla
                                                                                         para
                                       regular la intensidad
                                                                                        de la
                                       melancolía.





domingo, 14 de diciembre de 2014

CARNÉ DE IDIOTA


                                        Este soy yo,
                                        tu idiota de siempre.
                                        Aunque siempre
                                        sea una palabra
                                        que no se debería decir nunca.







sábado, 13 de diciembre de 2014

POEMITAS DE MAÍZ XCII


                  El dardo de la noche 
                  me clava sus pupilas de cuarzo

                  o lenta se destila
                  abeja cuyo zumbido
                  engasta un silencio sordo.

                  Allá donde el olvido
                  vale su peso en sangre.

                  Todo con el permiso de la miel.



Fotografía de Federico Patellani

viernes, 12 de diciembre de 2014

EL SUR


                                                                                             "Sólo tú me acompañas, sol amigo.
                                                                     Como un perro de luz, lames mi lecho blanco"
                                                                                                                J.Ramón Jiménez

                                        Ilusión y estampa el sur
                                        pan leve 
                                                       polvo de estrellas
                                               óxido azul
                                        celeste presentimiento
                                                               frío germinal
                                        bruma trasparente

                                        En la mano de un niño aflora
                                        la dulce llaga del olvido
                                        se llama "margarita
                                        para encender la llama del recuerdo"


Colaje de Paco Marcos, blog personal AQUÍ






jueves, 11 de diciembre de 2014

POEMAS ANÓNIMOS, de Mendigo Diego



                    DIOS HA NACIDO: Cuento navideño 
Y automáticamente ha bajado la bolsa de valores en Grecia
Y eso ha provocado la caída de todas la bolsas europeas 
Y todo porque los chicos de la bolsa no creen en Dios 
Y cuando la cosa se pone fea retiran las acciones 
Y su señora los llama para preguntarles si durará mucho la coyuntura 
Y ellos le responden a su señora que es cosa de unas horas 
Y ella, también mecánicamente, se calma y les dice que sus hijos han aprendido a eructar 
Y ellos sonríen delante del ordenador pero no por lo de sus hijos sino porque hay un ligero repunte al alza en la bolsa de valores griega 
Y ya pueden volver a comprar deuda de ese país a un precio irrisorio 
Y eso provoca que en Grecia los expedientes de regulación de empleo se multipliquen por mil 
Y que un trozo de pan alcance unas cotas de lirismo inusitado 
Y una gran parte de la población comprenda que hay ciertas cosas que nunca cambian  
Y que mejor es resignarse o comprar lotería por si te toca  
Y puedes ya llorar a gusto sabiendo que la hipoteca está pagada 
 Y los eructos de tus hijos tienen preferencia en una coyuntura de crisis 
Y serán atendidas con la máxima celeridad tus peticiones contra el aborto 
Y a veces los chicos de la bolsa de valores piensan que si Dios se manifestara se aparecería con hechuras y andrajos de indigente sin techo y los miraría con una cara compasiva acercándoles una mano interrogante temblorosa comida por la mugre de uñas largas como diciéndoles hola hijo de la grandísima puta tu madre era una santa que velaba hasta por tus delicados eructos de niño limpio pero tu eres un triste cabrón sin ideales ni vergüenza que cree tener el poder si los espejos reflejaran verdaderamente lo que no ven te verías con cara de sapo con el color que solo tiene el cerebro de una bestia apaleada por el vértigo oscuro de la ambición 
Y entonces ellos le sueltan en el hueco de esa mano estrecha y fría unos céntimos 
Y piensan mientras abren la puerta del coche alta gama que qué mala cara y peor leche tiene Dios cuando llegan estas fiestas 
Y es porque Dios ha nacido pero solo para los hombres de buena voluntad todos los demás que se jodan vivos durmiendo en portales de cajeros automáticos o en la memoria de los pocos que los recuerdan ya vendrán tiempos peores

Ilustración de Mágoz

miércoles, 10 de diciembre de 2014

22 MORERÍAS de Elías Moro Cuéllar


Medusa: nube bailando bajo el agua. 

                                Una elipse es un círculo con mala leche. 

El escarabajo pelotero es el Sísifo del reino animal. 

                               Los pájaros son la banda sonora del aire. 

La lluvia es la música del cielo. 


                                        La duda es la termita de la verdad. 

El silencio es música dormida. 

                                         La hiena desprecia los espejos. 

La pereza es una de las formas más cómodas de la rebeldía. 

                         La mentira es una bola de nieve sin freno posible. 

El mayor anhelo del dandi es morir estando de moda. 


La tiza araña las pizarras. 

          Los sonámbulos son nuestros fantasmas de andar por casa. 

El topo conoce mejor que nadie los diálogos secretos de los muertos. Y, discreto como es, se los lleva consigo a la tumba. 

                    El acordeón es el mapa de carreteras de la música. 

Las arpas están hechas para manos de mujer. 


El espantapájaros está deseando que le demos un abrazo. 

                                    El vendaval es el carnaval del viento. 

La farola se enciende de repente para sorprender a los amantes. 

                                    La cicatriz es la memoria de la herida. 

El musgo es la lepra amable de las piedras y los árboles. 

Las golondrinas parecen ir siempre con prisa, y sin saber muy bien dónde se celebra, a una fiesta en la que se exige etiqueta.


          Del libro, 99 MORERÍAS




POEMITAS DE MAÍZ XCI


               Me otoño a veces en pleno comité
               de mis facultades clínicas.

               Es el momento de reventar
               una palomita.

               Aunque los que saben dicen
               que no se debe escribir sino después,
               y que esta realidad es solo un adjetivo
               pidiendo limosna a la puerta de un poema.

  Kolaj de Rafa Cornejo


martes, 9 de diciembre de 2014

BESTIARIO ENDÉMICO: el novelindo y la novelista


Cuando el otoño llega al Priorato de Uvas Calientes, el frío contrae los peciolos retráctiles de los seres vivos: el primo común, la señora cíclope, el lechuzo normal, el hijo prófugo y la hidra óptica devoran miles de hojas muertas. Casi todas escritas por un novelindo (agere oculum) o una novelista (tremera letra). Estas dos especies, se cultivan en la facultades de sociología y psicología de la inmensa pradera de Tulandia donde, curiosamente, solo existe un árbol, al borde de un lago de tinta china, conocido con el sugestivo nombre de "Lago de los Sudores Negros" pues se dice que es allí donde las novelistas y los novelindos acuden a inspirarse y escribir los larguísimos textos, las sagas familiares que luego, impenitentemente, devoran las especies intelectoras citadas al comienzo.
Una novelista y un novelindo posan para la portada de su próximo libro.
     El problema del papel se arregla importándolo de las montañas de Alelandia, donde existen bosques que pertenecen a la Mancomunidad del Priorato, si bien últimamente se ha detectado la escasez de otras especies como la niñaraña, el cabritonto y el cisnéfilo; que habitan en estos bosques de hoja palurda. La desaparición de la niñaraña supondría un desastre para el miedo ambiente, puesto que de sus lágrimas se obtiene el antídoto contra la melancolía, tan preciado para poder superar las bajas temperaturas leyendo semejantes mamotretos. El novelindo y la novelista se disuelven a la sombra del árbol del Lago de los Sudores Negros, una vez que rematan su obra en prosa, aunque algunos consiguen sobrevivir convirtiéndose en mancha poética de color ambarino en la corteza del genealógico árbol. En el Laboratorio de Espécies Endémicas de Alelandia está desarrollándose un germen de Críptico Literario (legis legere), desaparecido hace siglos, para contrarrestar las exigencias de celulosa de la Mancomunidad, pero hasta el momento las bibliotecas siguen sumando volúmenes sin interés que todo el mundo lee. Confiemos en que el déficit energético nos obligue algún día a improvisar unas generosas fogatas en Tulandia.


MOTIVOS PARA EL OPTIMISMO


                                                                El
                                                                                    discreto

                                                                      encanto
                                                                       d
                                                                         e
                                                                           l
                                                                            a
                                                                     red social.


Kolaj de Rafa Cornejo

domingo, 7 de diciembre de 2014

POEMITAS DE MAÍZ XC


                        Al natural asciende por el ojo
                        ávida flor de aguja enamorada.

                        En el tablón de anuncios de la vida:
                        para fijar la estrella a su pupila.

                                                   Mendigo Diego






sábado, 6 de diciembre de 2014

POEMAS ANÓNIMOS, de Mendigo Diego


                                                                   "Lo esencial en el arte es la expresión; 
                                                                   lo expresado no tiene importancia."
                                                                                                          Fernando Pessoa



                    era su boca inquietud como un cielo nocturno barrido por las nubes
                    exhalaba las sonrisas abiertas que solo los niños húmedos de pobreza
                    destilan en venganza dientes de almendra amé su cerebro perturbado
                                                   limo de sargazo pasto de mamífero senecto
                    por mis manos dispares con mis dedos afectados de lepra
                    en la caricia me dijiste no me dejes nunca quédate
                    a lamer miradas emboscadas en ansia de llanto
                                                     eran miel y beleño sus labios porteadores
                    cuando acercaba la interrogante sombra de los míos
                    la quise encastado en su trémula carne alertada
                    en la tangible luz de mañanas de otoño
                    donde la lluvia leve era tregua en las plazas
                                                    en los amaneceres de yema pútrida la amé
                    acompañé su prisa con mis brazos en púrpura
                    hasta que el alma de las calles nos negó una salida
                    los colegios se llenaron de soldados y putas


Colaje de Mihail Alexander Pasliaru


viernes, 5 de diciembre de 2014

POEMITAS DE MAÍZ LXXXIX


                             Contra este amor sin tregua en que consisto,
                       el hambre en destellos, el hambre de todo.

                       Contra este alma densa,
                       un corazón al plato.

                       Los silencios truncados en sucia tela
                       me señalan, se burlan, les opongo
                       la luna cautiva en un espejo.

                       Y si no es suficiente:
                       un páramo liberto y lagartijas.


Colaje de Paco Marcos


jueves, 4 de diciembre de 2014

ESTADO CIVIL


                                      ESTADO CIVIL: esperando
                                      a

                                       Soledad
                                       en un andén.

                                       A veces
                                       viene desnuda como la muerte.

                                       Otras
                                       con tacón de nube
                                       clavando agujas
                                       de lluvia en las pupilas.

                                       Como sea pero que venga.
                                       No me aguanto en este cuerpo
                                       que arrastra su alma
                                       como una serpiente.




miércoles, 3 de diciembre de 2014

martes, 2 de diciembre de 2014

TODA TU PUREZA ES SOLO FATALIDAD


                             4

                            Esa manera de estar y no estar,
                            frío como la absenta es el recuerdo,
                            desbandada de encendidos pájaros
                            que huyen del pasado, un dolor
                            de negra espina y musgo atora mi garganta. 


                            Era tu aliento de perla putrefacta
                            la encarnadura triste de mis ansias,
                            asolada en tus labios. Fuiste para mí
                            dolmen poroso, amanecer ungido
                            en una suerte de piedad anónima
                            que hundía bajo los cuerpos
                            un dulce fogonazo de silencio.

                            Extraño perro, me siento vagar
                            entre las calles solas de tu infancia,
                            en lo abierto sin pactos lamer tus causas.
                            Se murió el misterio,
                            tímido corazón de tamarindo,
                            y me aferro temblando a esa única presencia
                            real, hollada por la saña con que ahora
                            supones que te olvido.

                            Sólo sigo viviendo, mis ventanas son
                            el azul que respiro, amo el candor exacto
                            de tu pelo que no es ya tuyo
                            sino de una mujer imaginaria que vive en mí
                            para que no se muera aún lo bueno que me diste.

                            No estoy, no.
                            Yerma rabia de pan ennegrecido
                            enturbia estas palabras, las breves
                            alamedas lloran hojarasca, crujen
                            con esta soledad enamorada que pasea.

                            Ahora estoy sereno.
                            La libertad me aguarda con perenne ternura
                            desgranada en las caricias de una mujer
                            que no existe, que solamente vive
                            en mi esperanza.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...