lunes, 14 de septiembre de 2015

SIN ASPAVIENTOS



                          Fue perfecto,
                          contarlo sería
                          el colmo de la impudicia.
                          Lo supimos por las cuatro gotas
                          que cayeron
                          sin venir a cuento
                          cortando por lo sano la tristeza.
                          Te asomaron las tarántulas vivas
                          de la risa, con ese temblor
                          de flor en vena, por la cara.
                          Un niño
                          te miraba callado
                          con grandes ojos negros,
                          y era yo, volviendo del pasado
                          para amarte.
                          Así, sin aspavientos.
 
 

 
 

2 comentarios:

  1. Un niño
    te miraba callado
    con grandes ojos negros,
    y era yo, volviendo del pasado
    para amarte.
    Así, sin aspavientos.

    Precioso Manuel, una imagen que no tiene desperdicio, una poesía que se puede dibujar, te felicito.
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Francesc, a veces hay versos que se dibujan del natural, celebro que te guste.

      Un abrazo,
      Manuel

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...