domingo, 19 de junio de 2016

LA LIBERTAD EN LA FAMILIA


                                 Padre,
                                 te fuiste sin nosotros, harapos soñolientos
                                 con el hueso raspado hasta la médula,
                                 te fuiste sin ganarle a la ironía
                                 el peso de tus manos encalladas.
                                 Yo no supe juzgarte por tu vida, creí
                                 ser justo
                                 frente a esa demolición de la esperanza
                                 que eran tus ojos francos; vencidos
                                 por la misma terca ignorancia que arruinaba
                                 el deseo de amaros:
                                 un edificio frágil la familia
                                 cuando el trabajo humilla
                                 la dignidad rendida de unos hombros
                                 que no sostienen ya la dicha en una cabeza erguida
                                 como espiga de sueños
                                 ante la mezquina apariencia de las cosas.
                                 Madre,
                                 cuánta razón se pierde
                                 cuando se conquista
                                 la soledad serena de las noches.
                                 Se restaña en la voz
                                 la herida de los días que pasaron, naturales,
                                 esclavos de esa matemática del espíritu
                                 que abona sus frutos con estiércol y jazmín
                                 y paga su libertad al precio de una falsa independencia.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...