domingo, 9 de octubre de 2016

VEN, SOLEDAD


                     Toma mi amarga boca por la cola
                     tengo un cielo en los ojos de tus nubes
                     con alma, las ventanas cerrándose
                     agrandan la quemadura insomne
                     de las noches y para qué me sirven
                     estos versos de afuera malparidos
                     ya ni duele el dolor es sólo trampa
                     ya no hay adentro íntimo ni puerta
                     donde crezcan los mirtos de pureza
                     a unos brazos asida en la demora
                     oscura que fulmina con pájaros
                     esa lenta caricia verdadera
                     cuando sume la vida en un instante
                     dones claros de luz en unas manos.



2 comentarios:

  1. Te felicito Manuel. Un gran poema, de estos que hay que preservar.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, mi querido Francesc, lo haré.

      Un abrazo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...