sábado, 31 de diciembre de 2016

LA 414


                      Me voy en un vagón de pájaros abierto a las nubes
                      mientras el tren despeina campos de todo y nada.
                      Ahora flamea en tus manos una blancura tibia de ratón
                      con que acaricias, lenta, mi tormenta, mi fiebre.
                      Es día hoy en mí bemol menor, mañana me dolerán
                      los huesos, ahíto de lamer el cerumen del viento.
                      Voy a ese astillero abandonado donde veré mi muerte
                      en compañía de otros vivos cadáveres de niños
                      que no tuvieron nada, me sacaré los ojos
                      con cuchara, y el corazón de un mirlo
                      latirá brevemente por todo el asqueroso egoismo
                      que impide a las flores del aire respirar, sonreír.
                      Veré mi muerte y le diré: no esperes,
                      lluvia de los destinos, moja mi cuenca loca
                      con amapolas rojas.
                      Ya cumplí.
                      Dame tu llanto magro.


Fotografía de Rimel Neffati

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...