jueves, 26 de enero de 2017

SALMO DE LA SOLEDAD



   Recuerda el sonido del hachazo en el tronco de un árbol. Seco, tajante. En su efímera condición de golpe hay un aliento eterno. Una garganta talada por la nuez suena así cuando se quiebra el hilo de la fe, y la silente faz de los objetos arde, esos días sin nombre en que el tiempo socava insensiblemente la memoria con la vaga certeza de no haber sido claros, ni auténticos. Una voz se sostiene por el pulso que mantiene con el silencio, y aguarda, aguarda hasta ser el purgante de una verdad callada que no debe decirse con palabras. Así los labios de los amantes, en el fulgor del aire mienten su amor herido, cerrado en falso por tanta soledad mal avenida. Al hachazo sucede un eco en la fronda y la caída. El ala del amor, segada por la muerte.


Fotografía de Pedro Burgos Montero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...