viernes, 26 de enero de 2018

LA CULPA ES DE SCHOPENHAUER, de Maya Mukti



Fotografía de Sergey Maximishin


                          No tengo más que recuerdos,
                          más agrios que dulces,
                          cuando no muy amargos,
                          del contacto con los humanos
                          de mi vida.
                          Los otros no cuentan.
                          Fueron sólo el decorado amorfo
                          ante el que se desarrolló el drama,
                          ridículamente repetido en su argumento,
                          de mi existencia.
                          Relampaguea alguna chispa
                          anormalmente -por lo rara-
                          bondadosa, pero efímera.
                          Y muchos tiznones del más
                          vulgar -por lo abundante-
                          carbón humano,
                          la más básica, pestífera y contaminante
                          fuente de energía del teatro de la vida.
                          Y eso es todo.
                          ¿Dirás entonces que es extraño
                          mi amor devoto por bestias, música y libros?
                          No lo hagas.
                          La constancia en el intento de vivir,
                          a pesar de la vida misma,
                          la debo a su existencia
                          que alimenta mi esperanza
                          de que aún hay algo edificante, gozoso y puro

                          por lo que despertar en la mañana.





2 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...