jueves, 22 de agosto de 2019

SI DIOS ES CONCIENCIA, AQUÍ NO APARECE


¿A qué sima oscura, María, caíste?
Neuronas que tallaron una fina sonrisa
de jazmín en aroma, esa mansa bondad
aún pervive en tus ojos, pero quiere borrarse
o volver a un origen que no tiene retorno.
Tu memoria se muere y me mira de frente,
qué puedo decirte con un puño por garganta,
cerrado ante esta ausencia de Dios:
recuerdo que en tus brazos fui niño
todavía, cuando aún era niño, recuerdo
una ternura delicada y paciente,
recuerdo tantas cosas donde tú ya ninguna.
Es por eso mejor callar, María,
y pensarte una flor.




Collage de Francisco Marcos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...