domingo, 12 de abril de 2015

RAZÓN COMÚN



                             Mi casa es el hombre
                            su corazón que sangra
                            sobre el abismo inútil.

                            Mis ojos son el hombre
                            vueltos al mar tan grave
                            en la jornada eterna.

                            Mi soledad es el hombre
                            la duda entreverada
                            con la certeza insomne.

                            Mi razón es el hombre
                            comido por la pústula
                            de su infinita culpa.

                            Yo me parezco a él
                            cuando me dejan,
                            cuando me acusan
                            de ser un nombre vacío
                            representado torpemente
                            por una digna torre de huesos
                            sujetos con tendones y con músculos.

                            A veces yo soy él, cuando es posible.
                            A veces le echo cara y soy un hombre.




Fotografía de Luis Camintzer

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...