martes, 27 de septiembre de 2022

POEMA A DOS MUJERES



Presto a borrarse todo, crepitan las golondrinas

al caer la tarde. Miro el rostro amado de mi madre

y me veo contemplándola. Apenas puedo reprimir

el iluso deseo de su permanencia. ¿En qué otro lugar

sino en este fondo sin fondo, en esta luz a oscuras

de la materia humana cuajando sus rosas de muerte

puedo sembrar la raíz poderosa del recuerdo?


Ella levanta ahora su mirada hacia mí y comenta

una lejana música que se advierte lejos, y yo

concentro toda mi fe en este nudo en la garganta.

Pronto me iré de aquí, donde crecí queriendo,

en múltiple color de amores viejos, donde aprendí

una voz de no sé dónde, antigua y bella, donde perdí

por primera vez algo de esa inocencia tan valiosa

que nos deja perplejos ante la vida, y nos hace

acordar el corazón con lo que de verdad importa.


Tus manos me esperan, son pequeñas como risa

de niño, mas se alargan creciendo sobre mi cuerpo.

Tu boca me nombra en silencio, me habla de un lugar

donde estuve siempre, porque no existe. Un viento

de agosto me llevará hacia ti, y plantaré un sueño.

El sueño de un árbol que da sombra al solitario.

El sueño de un árbol que desafía a la luz:

esa inclemente claridad de la vida que vence,

con recuerdo impostado, a la humilde memoria

de los días hermosos que muy seguramente

habré olvidado, y aquí, en el poema, quieren

verter aún su última tarde para siempre.









domingo, 26 de diciembre de 2021

TALLER DE PINTURA


Danza matinal 
Acuarela sobre papel Arches de grano grueso 300 grs
Disponible: contactar en comentarios a la entrada.
Autor: Manuel Marcos Ruíz

 

 

TALLER DE PINTURA





Bodegon de taller
Acuarela sobre papel Arches de grano grueso 300 grs
Vendida
Autor: Manuel Marcos Ruíz




 

MANIFIESTO POPULISTA, de Lawrence Ferlinghetti

                                                                            Para Poetas, con Amor

Poetas, salgan de sus clósets, Abran sus ventanas, abran sus puertas, Ustedes han estado encerrados mucho tiempo en sus mundos inaccesibles. Bajen, bajen de Russian Hills y Telegraph Hills, de Beacon Hills y de Chapel Hills, de Mount Analogue y de Montparnasse, bajen de sus colinas y montañas, de sus tipis y sus domos. Los árboles siguen cayendo y no iremos más a los bosques. No hay tiempo para sentarse en ellos Mientras el hombre queme su propia casa para asar un cerdo. No más cantos Hare Krishna mientras arda Roma. San Francisco está en llamas, la Moscú de Mayakovsky está quemando los combustibles fósiles de la vida. La Noche y el Caballo se aproximan comen luz, calor y energía, y las nubes tienen pantalones. No hay tiempo para que el artista se esconda abajo, más allá, detrás de cámaras, indiferente, cortándose las uñas, purificándose de la existencia. No hay tiempo para nuestros jueguitos literarios, no hay tiempo para nuestras paranoias e hipocondrías, no hay tiempo para el miedo y el odio sólo hay tiempo para la luz y el amor. Hemos visto las mejores mentes de nuestra generación destruidas por el tedio en recitales de poesía. La Poesía no es una sociedad secreta, Ella tampoco es un templo. Las palabras secretas y los cantos ya no sirven. La hora del om ha terminado, es hora de que venga el fervor, hora del fervor y el gozo porque se acerca el final de la civilización industrial nociva para la tierra y el Hombre. Es Tiempo de mirar hacia afuera en posición de loto con los ojos bien abiertos, Tiempo de abrir la boca con un nuevo discurso abierto, tiempo de comunicarse con todos los seres sensibles, Todos ustedes “Poetas de las Ciudades” que cuelgan en paredes de museos, como yo, Todos ustedes poetas de poetas que escriben poesía acerca de la poesía, Todos ustedes poetas de talleres de poesía en el culo de América, Todos ustedes Ezra Pounds amaestrados, Todos ustedes poetas excéntricos asustados en pedazos, Todos ustedes creadores pretensados de poesía Concreta, Todos ustedes poetas cunnilingües, Todos ustedes poetas de baño público que alzan la voz con grafitis, Todos ustedes swingers del tren que nunca se mecen en abedules, Todos ustedes maestros del haikú de aserradero en las Siberias de América, Todos ustedes irrealistas sin ojos, Todos ustedes supersurrealistas ocultos, Todos ustedes visionarios de recámara y propagandistas de clóset Todos ustedes poetas grouchomarxistas y Camaradas de la clase ociosa que descansan todo el día y hablan sobre el proletariado y la clase trabajadora, Todos ustedes anarquistas Católicos de la poesía, Todos ustedes poetas de Black Mountain Todos ustedes Brahmins bucólicos de Boston y Bolinas Todas ustedes madres guardianas de la poesía, Todos ustedes hermanos zen de la poesía, Todos ustedes amantes suicidas de la poesía, Todos ustedes profesores peludos de la poésie, Todos ustedes críticos de poesía que beben la sangre del poeta, –Todos ustedes Policías de la Poesía– Dónde están los hijos salvajes de Whitman, donde las grandes voces hablan en voz alta con un sentido de dulzura y sublimidad, dónde la nueva gran visión, la gran cosmovisión, el gigantesco canto profético de la tierra inmensa y todo lo que en ella canta –Y nuestra relación con ella– Poetas, desciendan a la calle del mundo una vez más Y abran la mente y los ojos hacia el viejo deleite visual, Aclaren gargantas y eleven la voz, La poesía ha muerto, viva la poesía de ojos terribles y fuerza de búfalo. No esperen la Revolución o sucederá sin ustedes. Dejen de murmurar y eleven la voz con una nueva poesía abierta con una nueva “superficie pública” racional con otros niveles subjetivos u otros niveles subversivos, un diapasón en el oído interno para golpear bajo la superficie. Tu dulce y propio Ser aún canta –pero pronuncia “la palabra como un todo”– La poesía, transporte común para el desplazamiento del público a lugares más altos a donde otras llantas no llegan. Aún cae poesía del cielo a nuestras calles aún abiertas. No han levantado las barricadas todavía, las calles, con rostros, siguen vivas, hombres y mujeres encantadores aún caminan por ahí, aún hay hermosas criaturas por todos lados, en los ojos de todos el secreto de todos sigue enterrado ahí, Los hijos salvajes de Whitman todavía duermen ahí, Despierten y caminen en el aire libre.







.

jueves, 23 de diciembre de 2021

AMANECES


Por la rojiza cavidad de la sangre
tras el bosque mudo de mis huesos
sobre la oscura soledad de mi carne
amaneces.
Y ya soy día.




jueves, 9 de diciembre de 2021

APUNTE DARWINISTA SOBRE LA DIANA DE LA POSMODERNIDAD, de Pedro de Urdemalas


Hemos conseguido reducir
el concepto de alma a un recuadro
digital con nuestra mejor sonrisa.
Enhorabuena
a todos: lo público
se autorreplica en millones de
individualidades o podríamos decir
que todos somos un poco el Pato Donald
en tanto que comunidad global de lo patoso
cuyo vértigo indetenible preludia
la consumación del proyecto general de la naturaleza
para seleccionar a los mejores.
Se adivina un progreso lento
de la condición humana, decrépita, lacerada
por la historia.
Esa era la verdadera partida, ganarle un pulso
a la historia. Pero decidimos
que era más fácil jodernos mutuamente
en días feriados, o mejor dicho:
convertir lo cotidiano en una fiesta.
Qué tontería: la condición humana
no ha encontrado aún
el matarratas que acabe con ella.




EL PROFANADOR DE TUMBAS


Buscando la tumba de Endometrio Centímeter, tropezó, cayó dentro de una fosa, se partió el cráneo, y esa misma noche el profanador fue profanado. Sería ocioso llamar "justicia poética" a esta casualidad.




 

EL INDIFERENTE


Anacrónico Valls tiene la enfermedad de lo que no va con él. Una especie mórbida de indiferencia a la que las gafas le añaden un aire incierto de desconfianza continua en casi todo. Solo le falta un punto de cruda rudeza moral para ser un ente totalitario en sí mismo. Entonces le sobreviene una angustia ancestral y pasa de todo.




 

LA SUMERGIBLE

 

Ella es un submarino con un periscopio exclusivo para detectar la fatalidad y sumergirse de nuevo en el abismo silencioso del yo. Desde ahí, con tímidas incursiones en la superficie infinita y plural del océano, vigilante, trata de adaptar el optímetro al volumen de la realidad.




 

SE CIERRA HILO


Se trenza una borrasca en el jardín
con los filamentos de la lógica.
En su estructura endomórfica
el hilo de discusión se articula
con infinitos deslices neuronales:
hay que tener en cuenta que es domingo.
Era el día perfecto
para fotografiar nubes
puesto que estaba el cielo despejado.
Las nubes que descargan versos
en los jardines de la opinión pública
son nubes que no existen pero huelen.
Igual que huele Dios: a una mezcla infame
de aceite industrial y mariposa muerta.
El genoma quería ser espíritu santo.
*
Se trenza una borrasca en el jardín
con los filamentos de la lógica.
En su estructura endomórfica
el hilo de discusión se articula
con infinitos deslices neuronales:
hay que tener en cuenta que es domingo.
Era el día perfecto
para fotografiar nubes
puesto que estaba el cielo despejado.
Las nubes que descargan versos
en los jardines de la opinión pública
son nubes que no existen pero huelen.
Igual que huele Dios: a una mezcla infame
de aceite industrial y mariposa muerta.
El genoma quería ser espíritu santo.




Fotografía de Graciela Iturbide

miércoles, 8 de diciembre de 2021

SE CONSUMÓ UN DIVORCIO Y NO HUBO NADA

 

Saque músculo, literato, mas sin engolamiento,
lo que un niño pueda entender, seguro que está bien dicho,
una tos rutinaria se instaló en el ministerio del alma:
desde entonces clama por la libertad un orfeón
de cacerolas y libros de familia.
La libertad:
que se orinó en la cama hasta los diecinueve años
por un lejano recuerdo de la infancia donde
un elefante albino, representante de la otredad,
como un vulgar testigo de Jehová, predicaba a trompazos
una epifanía de paraguas en el desierto.
El pensamiento:
esa flor pisoteada.





BREAKING BAD: POSIBLES SECUELAS


Sales sobre el recuerdo, minerales
de angosta veta, ámbar de la memoria,
escupir unos golpes en el cuero tenso
de una sonrisa falsa, llenarse la cara
de esa arcilla antigua de las palabras,
estar preparado para el último traje.
Qué ortopédica usura de poema aquél
que viaja en góndola o limusín.
Me apropio de un corazón ajeno
y muero como el payaso que fui.
El invierno musita la venidera parca
al calor de un hogar para todos,
pero ese cuento, cuyo rey es el dinero,
no tiene moraleja.
Como los agujeros negros.




Paseante en el metro - acuarela en venta

CONTRALUZ EN MARRAKECH


Sombras que dan luz,
luces que algún rincón asombran
cabe un olivo azul; paseas,
aceitunas negras escancian
como lágrimas un llanto limpio,
rumor de aceite turbio.




El olivo azul - acuarela en venta

lunes, 22 de noviembre de 2021

PARÁFRASIS GASTRONÓMICA A JUAN BOSCÁN


dedicado a Pedro Burgos, amable concitador de la idea

¿Cómo puede vivír mi pensamiento
si el pasado placer y el mal presente
tienen siempre ocupado el sentimiento?.
Juan Boscán

El pasado placer ya me recuerda,
y no, algunas veces, sin sonrojo,
que por gozarlo cuando era bien presente,
olvidé por entero el pensamiento.
Así pasa la vida y con arrojo
(eso que ahora llaman resiliente)
me zampo un bocadillo de pimiento
pues la ensalá me sabe a mal presente,
aunque es verdad que al gusto pintan cojo.









CALAVERA DE AZÚCAR


Puede ser un poema esquelético que se sostenga
con una vara metálica medular
(un trabajo adecuado a nivel del metatarso)
que parezca sonreír
si se le cae levemente la mandíbula
y nos traiga el secretísimo recuerdo
de inolvidables antepasados
para los que no hubo ni habrá justicia.
Y con todo consideramos pertinente
recordar de vez en cuando
a los abanderados de la libertad
que están seguramente muriendo ahora mismo
para seguir alimentando el cuerpo del poema.





APUNTE DARWINISTA SOBRE LA DIANA DE LA POSMODERNIDAD, de Pedro de Urdemalas


Hemos conseguido reducir
el concepto de alma a un recuadro
digital con nuestra mejor sonrisa.
Enhorabuena a todos: lo público
se autorreplica en millones de
individualidades o podríamos decir
que todos somos un poco el Pato Donald
en tanto que comunidad global de lo patoso
cuyo vértigo indetenible preludia
la consumación del proyecto general de la naturaleza
para seleccionar a los mejores.
Se adivina un progreso lento
de la condición humana, decrépita, lacerada
por la historia.
Esa era la verdadera partida, ganarle un pulso
a la historia. Pero decidimos
que era más fácil jodernos mutuamente
en días feriados, o mejor dicho:
convertir lo cotidiano en una fiesta.
Qué tontería: la condición humana
no ha encontrado aún
el matarratas que acabe con ella.





HAY GOLES EN LA VIDA, NO SÉ, GOLES COMO DE LA MANO DE DIOS

 

¿Hacia dónde saltó Hans Conrad Schumann,
el primer desertor de la República
Democrática Alemana,
cuando los burócratas del mañana
iniciaron la construcción del Muro de Berlín,
allá por 1961, sino a sí mismo?
Llevaba consigo el dolor
de la degradación moral de la idea;
sus padres le consideraron un traidor,
empujándole al suicidio;
fueron la versión alemana
de los sobrevivientes de Los Andes,
reality show con más seguidores
que el fútbol.





EL PROFANADOR DE TUMBAS


Buscando la tumba de Endometrio Centímeter, tropezó, cayó dentro de una fosa, se partió el cráneo, y esa misma noche el profanador fue profanado. Sería ocioso llamar "justicia poética" a esta casualidad.





 

HERNÁN CORTÉS MEDÍA UN METRO Y MEDIO

 

Para los amantes de las leyendas: negra
y / o del imperialismo castellano
protocapitalista:
no caigan en generalizaciones
podrían lastimarse.
El jefe comanche Jerónimo
no fue a parar a una reserva.
Por otra parte la estatuaria monumental
del orbe no sirve ya
para estimular la memoria histórica
por más que se limpie el guano.
Vigilemos los nombramientos en la real
academia no sea que se nos cuele de nuevo
un fabulador mentiroso
con el beneplácito de la crítica.





POÉTICA SITUACIONISTA


No escribir sentado.
Imaginar el verso mientras se mira una fotografía
de una piedad contemporánea en Palestina
con una madre joven asiendo a su hijo de cinco años
muerto y envuelto en un sudario.
Cagarse en Dios metafóricamente
y pedir perdón por adelantado
a todos los que puedan haberse ofendido.





EL INDIFERENTE


Anacrónico Valls tiene la enfermedad de lo que no va con él. Una especie mórbida de indiferencia a la que las gafas le añaden un aire incierto de desconfianza continua en casi todo. Solo le falta un punto de cruda rudeza moral para ser un ente totalitario en sí mismo. Entonces le sobreviene una angustia ancestral y pasa de todo.





 

FOLLAS VIEJAS

 

Colgar versos por los balcones
para que las gitanillas bailen
con revuelo de banderas,
media luna cuartelera
calla con rubor de cisne
Venus a las dos en punto,
es colgarse de una parra
ustedes perdonarán
lo huraño del paisanaje:
le llaman mala follá
aunque rebose de flores.
Una cosmopoiesis con sudores,
siempre por el otoño resfriados
concurren la belleza y el misterio
en territorio libre, no acotado
por el cabestro denominador común
de la cuerniflaqueza entomológica
de la poesía española contemporánea
cuyo discurso en efecto se cuelga
del balcón de la retórica posmodernidad
y ha sido renovada con la savia capitalista
del dinero fácil, igual que tantísimas
otras representaciones de la vida cultural,
aunque tiene una bondad humana
sin ninguna duda esto no se discute:
no me jodan.
Y con este final típico de la poesía
de la madurez conflictiva, hasta ahora
denominada, sin acierto, de la experiencia,
pues que era recreo de salón,
quizá con un cierto tufo católico
o a marihuana, pero los dos cabestros
de la inefable idiosincracia hispana:
vaquemos a otras ocupaciones. A la poesía
no se la puede violar con gominolas.
Pero no me resisto a terminar esta vaina
sin un recuerdo sentido a sus señorías
congresistas de la nación, en torno
al abyecto olor a taparse las narices,
o peor, a tocarlas. Follas viejas
de árboles caídos en el olvido:
esperaba, por lo balcones,
por las panaderías, por las nubes,
versos de Cees Nooteboom,
Claude Esteban y Ferlinghetti,
en cambio reducen el abanico
al ámbito latinoparlante. Vino Charles
Simic, queso Borges, bien, vamos
mejorando lentamente.
Lo de adherirles "cosmo"es pretencioso,
y sinceramente bastante vago.





domingo, 14 de noviembre de 2021

MACHADIANA


Españolito poeta
te guarde Dios:
el mismo que te hizo
el prólogo
ha de helarte el corazón.




PERFIL DE ARTISTA

  

Un ser normal, por tanto extraño. Una agitación de ramas inesperada.
La certeza de no saber lo que no se sabe.
Podría seguir, pero sabe cuando tiene que parar.


 



martes, 9 de noviembre de 2021

AVISO POR LIQUIDACIÓN DE EXISTENCIAS


Agua fresca de lírica arrabalera
servida en botijo público,
dizque versos bizcos mancos
de lazarillo elegante que el búcaro
agujerea pra mellor aprofitar
el chorrito rescatado de la vil
tacañería, cegatona y sal fumante
que, roída por los muelles,
se encaloma un trago largo
de Pizarnik o Aleixandre
o quién sabe si de Pla
o si tiene tilde en á.
Quedo muy agradecido
aunque resten en la caja
una camada importante
de ejemplares no leídos.
Sirva de aviso a lectores,
este payaso poeta
se deja tomar el pelo,
ni pagado de sí mismo,
ni novio de peluqueras,
ni malquisto con el peine
si la crítica quisiera
destrozarle la sesera.
Agua fría y cristalina
de cinismo diogenético,
unos vinos de arrabal,
mirada serena y limpia
con acabado final
digno del mejor cantor.
Son doce euros la flor.





VIVO EN EL QUINTO PISO DE UN BLOQUE EN UNA CIUDAD NORMAL

 

Frutas que no nos pertenecen son
la vida y la muerte.
Quise una justicia que lloviese
sobre los huesos de nuestros padres
hasta fecundar de nuevo la médula
dormida en la molicie del olvido.
Porque la semilla de la vida es dura
cuando la niebla cubre las copas de los árboles.
Porque la muerte emite una luz azul e intermitente,
ablanda los cerebros.
Frutas que no nos pertenecen son
la vida y la muerte.
Tomadlas con la moderación de un niño distraído
que ve caer el mundo con la minúscula fe del desengaño.
Contemplando la fiesta de la noche
en su turbia claridad callada,
la nube insufla en la luna
el candor aterido de los astros,
el hombre olvida, se atraganta de amor
mundano entre la gente, se arrebata.
Yo gusto de un amargo apenadísimo,
agrio como el dolor que no se calla,
terco como el dolor que no se siente,
mudo como el dolor que no se sabe,
ciego como el dolor que no se ve.









YO ERA TODOS LOS HOMBRES, de Juan Jacobo Bajarlía


¿Quién era yo?
¿Quién era aquél que al amanecer transitaba las calles
deshilachadas buscando al hombre que juntaba mujeres
como monedas de oro para desmenuzar?
¿Quién era el dueño de la corrupción que abría caminos en los
viejos prostíbulos para instalar las oficinas del hambre?
¿Quién, desde lo alto de las paralelas, arrojaba la sal de la muerte
para sazonar otras vidas que se arrastraban como una
anfisbena de dos cabezas?
¿Quién era aquél que barajaba hombres como barajas en el juego
inacabable de la vida y la muerte?
Yo me levanté desde un hospital donde el juego también es a
morir y vi las camas insomnes donde los enfermos pedían
por la vida cuando ya estaban muertos.
Yo amanecí sin voz y sin ideas y vi las mesas donde se
consultaban los pactos con el Diablo.
Y yo vi a los hacedores de vida que intercambiaban palabras con
pócimas a la espera de que el muerto hablara del milagro
y luego se durmiera en esa otra vida que no está en la vida.
Corrí por oscuros laberintos donde el dolor festejaba la muerte
para aplacar el infierno que caía lentamente de un gotero.
Y vi los monstruos del día final filtrados desde las botellitas
numeradas que yacían al lado de las camas.
Y al Diablo que también caía desde el gotero para festejar
el triunfo que espera todos los días desde el amanecer.
La vida y la muerte es un juego de cubiletes que el Diablo agita
con su pulso incandescente.
Yo era entonces todos los hombres.






miércoles, 3 de noviembre de 2021

POEMA ATUSÁNDOSE LOS BIGOTES


Vuelvo a mi condición de verso suelto
sobre el tejado en sombra del poema
a esperar que la lluvia sea el dilema
del tiempo urdiendo cabos de hilo esbelto,
gato sin caprichos, muy lentamente,
como el que oye llover, miro las nubes
por ver si sus caritas de querubes
dejan caer ya lágrimas de Dios.
Vuelvo a la fuente umbría de lo mudo
para escuchar el agua del silencio,
la soledad sonora diferencio
de la amistad ruidosa, tartamudo
censor de lo correcto a cuatro patas,
maúllo con desgana un verso blanco
hacia del cielo acaso si algún flanco
cerrase en gris su azul sin esperanza.
Mas no quiere la hora humedecer
aún más esta resbaladiza suma
de palabras escritas por un gato
creyéndose poeta con bigote,
ya todo es verso libre a cada rato
mejor así, no rimo con cipote,
arqueo mi lomo seco, me levanto,
maldigo las comedias de Terencio
por enseñarme a tiempo que el tormento
puede ejercerse bien contra uno mismo.
No tengo amor ni perro que me ladre,
estoy en paz con todo, bendeciré
este sol abierto, flamante pincel
de rayos que definen claroscuros
o inflaman de calima el horizonte
con nubes en manada de bisontes.




miércoles, 29 de septiembre de 2021

EL JARDÍN DE LAS BELLAS LENGUAS

 


Sobre un solar edificado con ladrillos de historia o libros de adecuado grosor (dizque en época latina eran todo frondas de espesado verdor) emparentesilante e incardinado, como una flor cortada entre las manos cruzadas de un cuerpo presente vivo o muerto pero quieto, y teniendo muy en cuenta la inefable verdad, apuntada por Amado Nervo (como por otros tantos muertos doctos) de que una sola de nuestras células, lectores, tiene escrita por tiempos inmemoriales la señal desoxirribonucleica de todas las razas habidas y por haber; debería ser de obligado cumplimiento regar las plantas con más frecuencia, en aderezo de sus necesidades, sin olvidar que a quien nada le parece suficiente, nunca tiene suficiente. Posíblemente algún aciago día dudemos del año en que vivimos o cuando andemos con la duda ya estemos en otro barrio, pero este particular, para las personas, y somos una ignorada mayoría, de arrabal tardío, supone menos problema que a las residentes en casas aisladas en cuyo jardín se habla un idioma en la intimidad (como podría hablarse cualquiera otro) sin la inquietante compañia de una pared tras la que mora una inteligencia peligrosamente parecida a la nuestra : seguramente alguna mala tarde olvidaremos dónde olvidamos el vaso de agua, entonces la bella lengua (repito, cualquiera de la que tengamos a bien usar sin que nos la impongan, como no sea por vía natural) descenderá con sus pétalos de variada color y veremos de nuevo, sobre la especular calva de Confucio, los reflejos dorados de la sabiduría universal, cabalmente transcritos con una grafía totalmente reconocible, como aquella que se utiliza correctamente en tantos urinarios públicos. 

Lo público, representado soberanamente por la lengua materna, siendo que lo materno induce además al amamantado juego de la pereza, debería hacerse mayor, independizarse. No sé si se me entiende, pero lo creo con absoluta fe: el neoliberalismo, fatigando sin rubor el preciosismo del caminito de baldosas amarillas, ha conseguido subvertir las leyes naturales de la selección descritas por Charles Darwin, en un conjunto de ideas morales falsas, educadas, con todo el protocolo de un sistema educativo nacional, según una lista de la compra donde cabrían los más refinados caprichos obsolescentes al lado de una sandía.

La cuestión es política, en caso contrario sería bucólica, y ya sabemos hasta que límites de ingenuidad desciende la lengua cuando describe la naturaleza sin el pudor de la ciencia. O no. Al fin y al cabo, el límite entre la ingenuidad y la belleza es de esos que hay que entornar la vista, y no basta sólo con mirar. Se adivinan tiempos convulsos, relataba el alcachofero de turno en el mercado cuadrado del televisor, donde las gentes del común adquirimos esa noble virtud, crisol de civilizaciones forjadas con mano de hierro, de tener opinión versada. El caso es que las plantas siguen sin regarse: nadie parece interesado en la pedagógica actividad de echar agua a unas humildes flores, que como tiernos niñitos en la escuela, se están secando con divertidas admoniciones bajo la tutela del animador sociocultural Walt Disney. Conectados medularmente, el sístema vegetativo nervioso y el cerebro son una y la misma cosa. En el niño y en la flor. Pero igual ya no nos da para perpetuar la especie, en cuyo caso, algún día, optaremos entre ser padres o plantar un crisantemo.




jueves, 23 de septiembre de 2021

LO QUE ESTÁ HACIENDO EL HOMBRE DE LA CALLE, de Enrique Badosa

 

El hombre de la calle, el hombre medio
no suele ser, qué va, intelectual:
docto en sabiduría deportiva,
los libros no le acaban de gustar.
Si algunas veces lee -pues sí sabe-
tan sólo lee el último "Nadal",
el último "planeta" y las revistas
en las que únicamente hay que mirar.
No obstante, se interesa por las ciencias
exactas: la quiniela semanal.
Hablar, sí habla: pero no conversa,
pues no está acostumbrado a respetar
el pensamiento ajeno. Es un buen chico
no distinguido, no, por liberal.
El hombre de la calle, en esta tierra,
más que a hablar, acostumbra a declamar;
y a la fuerza de codazos decibélicos,
incluso logra hacerse respetar.
Por esto habla tan sólo en lengua muerta.
No muerta por antigua: por banal.
De las cosas que ocurren,sólo sabe
si le va bien en casa, nada más;
del periódico ve los titulares,
sucesos y deportes, claro está;
y a veces se propone crucigramas,
que es algo que va bien para pensar.
Es experto, esto sí, y es también docto
en el arte de la publicidad;
por algo "ve la tele", que le nutre
de gran cultura media y general.
Ni lee ni conversa. ¿ Y el teatro ?
Para qué, si lo televisarán...
Le gustan más los chistes, las noticias
de fútbol y política local,
porque la nacional es una cosa
que vale más dejarla como está.
La gente de la calle es gente seria
que no quiere problemas nunca más,
y que delega en otros la tarea
de organizar su propia dignidad.
Pero no la acuséis en demasía:
el hombre de la calle es muy cabal,
y nunca tuvo escuela ni despensa,
ni voz propia, ni suerte, ni papá.


Poesía 1956-1971






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...