jueves, 25 de diciembre de 2014

MUÉREME




                          Quiero sentir contigo el peso de los días 
                          bajo tus párpados, la sustancia inútil del tiempo 
                          que vive en las alas de las libélulas, la sangre fugaz
                          que se escribe con el polvo de los desiertos, 
                          la humedad turgente de tus labios,
                          la lentitud de un aforismo en tu pezón añil, dame
                          tan solo un tiempo para limpiar estas palabras sucias
                          de la miserable ilusión que las cobija en un puerto
                          de esencias, no tengo más esencia que tu cuerpo
                          deleble en la memoria. Muéreme de 
                          tu amor, entre tus brazos soy un inocente
                          que decora tu boca con las rosas primeras de la 
                          madrugada, ¿cómo darme al olvido si he visto el 
                          ramalazo cruel de la muerte brillar como un gusano
                          entre nosotros cuando me dijiste que no querías perderme?


Fotografía de Anacleto Rapling

3 comentarios:

  1. Carlos, qué no le agüen la pascua, querido amigo, y se divierta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Igualmente, Marcos, y siempre ávido de tu poesía...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...