lunes, 1 de diciembre de 2014

PROSA DEL OBSERVATORIO (fragmento), de Julio Cortázar



                                     (...) estimada señora Bauchot,
                                     esta noche he visto el río de las anguilas
                                     he estado en Jaipur y en Delhi
                                     he visto las anguilas en la Rue du Dragon
                                     en París,
                                     y mientras cosas así me ocurran
                                    (hablo de mí por fuerza, pero estoy hablando
                                     de todos los que salen a lo abierto)
                                     o mientras me habite la certeza
                                     de que pueden ocurrirme,
                                     no todo está perdido porque
                                     señora Bauchot, estimada señora Bauchot,
                                     le estoy escribiendo sobre una raza
                                     que puebla el planeta y que la ciencia
                                     quiere servir, pero mire usted,
                                     señora Bauchot, su abuela fajaba a su
                                     bebé,
                                     lo volvía una pequeña momia sollozante
                                     porque el bebé quería moverse, jugar,
                                     tocarse el sexo, ser feliz con su piel y
                                     sus olores y la cosquilla del aire,
                                     y mire hoy, señora Bauchot, ya usted
                                     creció más libre, y acaso su bebé des-
                                     nudo juega ahora mismo sobre el cobertor
                                     y el pediatra lo aprueba satisfecho, todo
                                     va bien, señora Bauchot, sólo que el bebé
                                     sigue siendo el padre de ese adulto que usted
                                     y la señorita Callamand definen homo sapiens,
                                     y lo que la ciencia le quitó al bebé la
                                     misma ciencia lo anuda en ese hombre
                                     que lee el diario y compra libros y quie-
                                     re saber,
                                     entonces la enumeración la clasificación
                                     de las anguilas
                                     y el fichero de estrellas nebulosas galaxias,
                                     vendaje de la ciencia:
                                     quieto ahí, veinticuatro, sudoeste, proteína,
                                     isótopos marcados.
                                     Libre el bebé y fajado el hombre, la
                                     pediatra de adultos, Dama Ciencia abre
                                     su consultorio, hay que evitar que el
                                     hombre se deforme por exceso de sue-
                                     ños, fajarle la visión, manearle el sexo,
                                     enseñarle a contar para que todo tenga
                                     un número. A la par la moral y la ciencia
                                    (no se asombre, señora, es tan fre-
                                     cuente) y por supuesto
                                     la sociedad que sólo sobrevive
                                     si sus células cumplen el programa.
                                     Atentamente la saludo.






2 comentarios:

  1. Cómo no disfrutar (y agradecerte, Marcos) que subas la poética prosa de Cortázar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por acercarte a leerla, amigo Perrotti.
      Salud

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...