jueves, 4 de julio de 2019

UNA VENTANA POR LOS SUELOS


Accidente, paloma, flor de espanto,
fiebre del alma, picotea en mi dolor
que no es mío, que es de todos.
Es de todos el desmayo que anda,
la pupila en la hierba simiente,
acalaverarse delante del espejo.
Es de todos esta luz suicida.



Dibujo de Manolo Marcos - tinta china

domingo, 30 de junio de 2019

DIVERGENCIA DE LO INSEPARABLE



Dos sombras que divergen no son
dos sombras que divergen,
primero habría que decir:
aquí está la luz,
ella ha tenido la amabilidad
de presentarse.
Sería inimaginable la luz
sin la sombra, porque divergen
la una de la otra, donde una acaba
la otra nace.
Sería inimaginable la palabra
sin sombra, pero todo depende
de la luz.
Acaso se presente si es amable
o en su defecto sonarán las campanas
avisando que hoy
la palabra es un luto mal llevado.





miércoles, 29 de mayo de 2019

YO ERA



Un corazón guiñapo
un corazón mortaja
un corazón enano 
un corazón sin brazos
un corazón anclado
un corazón de mármol
un corazón bastardo
un corazón ceniza
un corazón castrado
un corazón de risa
un corazón calloso
un corazón sin mar
un corazón errante
un corazón burlado
un corazón oscuro
un corazón vaciado y lo llenaste:
es justo que sea tuyo
y que mi voz se apague
entre la sombra temblorosa de tu carne.




Corazón abstracto - acrílico de Manolo Marcos

viernes, 26 de abril de 2019

PARATAXIS



Poeta corazón de escombros
Ramo de venas abiertas en flor
Está el silencio hinchado de aullidos
Se acabaron las palabras con diente de oro
Porque es urgente suturar los resquicios
Por donde aún se asoma la curiosidad sin padres
Porque las mandíbulas del tiempo han hecho presa
En el sedoso cuello de la verdad
Hace tiempo que la sangre discurre
Por las cloacas secretas de la memoria.




domingo, 21 de abril de 2019

NARCISO ERRANTE




La sombra de la higuera se recrea en tu cuerpo.
Sobre este mar dormido, de azules indolentes,
cabalga un sol sin labios, poderoso y astuto,
y el sangrante mutismo de todos los amantes.
Quién sabe con qué vino se consagró en tu boca
el oscuro sentido de estos besos tan dulces.
Ni por qué las abejas, como dioses antiguos,
arden entre ruinas, memoria de las piedras.
Ni por qué vivo ajeno al rito de tus días
del aire suspendidos, celestes, cenitales.




miércoles, 10 de abril de 2019

NOCTÍFAGO




La noche alguna llega
Desde radiantes semillas
Acariciante y vacía
Para llenarla de piadoso vino
Un vagamundo perro lamenubes
Tan silencioso quiere ser la lluvia
Perlada voz que miente soy
Ayer un aguacero
Hoy sombra de tus senos
Que se demora en fiebre
La noche nunca noche alguna
Lienzo de oscura soledad sin luna.




Pintura de Manolo Marcos

jueves, 4 de abril de 2019

LA TERRIBLE INCERTIDUMBRE EN EL BUZÓN, de Miriam Soteras


Todos los días doblados por el tercio, dos veces, y ensobrados.
Todos los días, hilos sueltos de las moiras aguardando en el buzón.
Todos los días franqueados con el precio de los pasos que le faltan al destino.
Todos los días por abrir.

Que traiga alguno dentro una sorpresa.
Un interrogante entre los números de cuenta.
Una admiración en el código postal.
Una frase polizón escondida en el membrete.
Que alguno sea de otro, y que el dueño no lamente haberlo perdido.

Que llegue algún día con un blanco entre renglones,
con la opción, sin esperanza, de responder al remitente.

No es bueno que cada día viaje solo de ida.
Sin regreso posible, muere sellada en saliva
la curiosidad del abrecartas.




Pintura de August Macke

sábado, 9 de marzo de 2019

HAZAÑA, de Oliverio Girondo



TODO,
todo,
en el aire,
en el agua,
en la tierra, 
desarraigado y ácido,
descompuesto,
perdido.
El agua hecha caballo antes que nube y lluvia.
Los toros transformados en sumisas poleas.
El engaño sin malla,
sin “tutu”,
sin pezones.
La impúdica mentira exhibiendo el trasero
en todas las posturas,
en todas las esquinas.
Las polillas voraces de expediente cocido,
disfrazadas de hiena,
de tapir con mochila.
Las techumbres que emigran en oscuras bandadas.
Las ventanas que escupen dentaduras de piano,
cacerolas,
espejos,
piernas carbonizadas.
Porque mirad
sin musgo,
mi corazón de yesca,
qué hicimos,
qué hemos hecho
con nuestras pobres manos,
con nuestros esqueletos de invierno y de verano.
Desatar el incendio.
Aplaudir el desastre.
Trasladar,
sobre caucho,
apetitos de pústula.
Prostituir los crepúsculos.
Adorar los bulones
y los secos cerebros de nuez reblandecida...
Como sí no existiera más que el sudor y el asco;
como si sólo ansiáramos nutrir con nuestra sangre
las raíces del odio;
como si ya no fuese bastante deprimente
saber que sólo somos un pálido excremento
del amor,
de la muerte.




viernes, 8 de marzo de 2019

EL FARO


Hablo con los pájaros. Transmiten
lo inevitable con un giro azaroso
en la humedad de la hierba.
¿Son por acaso frágiles emisarios
de la terrible soledad del mundo?
¿O sólo me confunde su libertad
herida de colores?
Cifras de luz y aromas de tormenta
se entremezclan en la platea dormida
del paseo marítimo, ellos decantan
con un vigor de música impaciente
la devanada sangre que recorre
las páginas mentidas de la historia.
Un galeón hundido es mi alma, donde se pudren
los vellones perdidos de la memoria.
Halla consuelo en mí el último aliento del ahogado.



Acuarela de Manuel Marcos

jueves, 7 de marzo de 2019

MIRLO MATINAL


Avísame, el sol se va
donde nada pasa y es allí
en la espesura sorprendida
la ironía sólo dulce espera.
El vientre de la mañana
fríamente asume vértigos,
dudas, esperanzas.
Sueño baldío.
Todo pasa por mí, esta mañana,
mirlo que  hablas
con la claridad del silencio.




miércoles, 6 de marzo de 2019

JARDÍN ESPAÑOL



   Duerme en una caseta pintada con colores primarios y diseñada para el juego, en un parque infantil sito en un jardín cualquiera de una ciudad cualquiera de un país cualquiera repleto de cualquieras, catoblepas que van mirando al suelo por la calle. Él es menos que cualquiera de esos cualquieras, muy seguramente se ha quedado en la calle, con su metro ochenta y cinco de magra carne destazada en los muladares del vértigo industrial, llorando como un niño, con el corazón de escaramujo encogido mientras un empleado municipal de la limpieza, con un resto de piedad, le preguntaba que le pasaba y le daba un pitillo. Esta vida le ha soltado los grajos en la cara, híspidos pájaros que picotean en la verde grama los excrementos dorados que el águila imperial del dinero reparte para los que saben medrarlos. Lágrimas vermiculares, estañadas en las arrugas de pómulos que han trasoñado tantas veces la salida del inframundo. Lágrimas peristálticas que se contraen como intestinos sabios de hambre y frío. Muy seguramente, en la calle, por no obedecer sino al universo, o por alguna de esas razones de la conveniencia con las que damos visa de eternidad al prójimo, para no verlo nunca más rondar, como agravio silencioso, nuestra vida muelle.


Fotografía de Fan Ho

lunes, 28 de enero de 2019

MORIR DOS VECES



Quisiera que me habitase la muerte
como vive en los niños, morando
incolora en tez rosada, brillante corola de risas.
En la ignorancia de las cosas difíciles, dormida
hasta ese día seguro de madurez incierta,
desprevenida de mí, urgente para otros
por los que sigo atento, injustamente.
Quisiera ser la lentitud en un campo oscuro,
el fragor silencioso de los astros orbitando
de un tiempo de luz a otro de sueño,
con la suma ingrávida de sus cuerpos
como estrellas que titilan un lenguaje cifrado
que esperó eternamente a mostrarse.




viernes, 25 de enero de 2019

DOCUMENTO EN BLANCO XLIV




Cierta ávida pulsión de la sangre
se parece a los nervios del sol
o la rabia tan cruda de las razas.
Sobreviven las miradas a toda palabra.




jueves, 24 de enero de 2019

DOCUMENTO EN BLANCO XLV



Pendiente de escribir lo verosímil apunto
Una cometa al límite del mundo y aparecen
Las ondas puramente transversales
Huyendo de sí mismas como el hombre
Pensador inefable siempre de algo
Llorando de través por las esquinas
Para y comienza a buscar la matriz infinita.






viernes, 18 de enero de 2019

DOCUMENTO EN BLANCO XLIII



Continuidad en las avenidas
puntos de fuga
sagitarias miradas que se pierden
en el fulgor sin dramas de la tarde
muerte al insignificante crepúsculo
golpe sagaz lágrimas secas
bebo del sol el brillo en salamandras.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...