miércoles, 18 de enero de 2017

SALMO DE LA MELANCOLÍA


   El azul me dejó un sombrero de cielo. Los furtivos vencejos anidarán en el seno de la luz, y seré humus, y seré la materia de silencio que anuda la verdad a su glándula amarga. Pesadumbre de niño busqué el amor sincero, hecho de llanto y carne, y de soles y lluvias hermanadas al viento. No me guardé los besos, los di todos abiertos con la flor en la herida. Rasgué harapos de sombras para vendar tus manos, Amor, tú que adivinas el pasado con las alas caídas de los ángeles: mírame, no te apiades de mí, tan sólo mírame caminar, honrar la voz purísima que alienta en los pulmones de la vida.


Pintura de Odilon Redón

martes, 17 de enero de 2017

SALMO DEL CABALLO SOLITARIO


   Intuyo que en la pena los hombros se suavizan como olas desmayadas que anegan en los brazos un deseo. Acaricia una sombra; húmedas dentelladas que ribetean en las fotografías las costillas quemadas de la luz, lo imposible de ser huella constante, de perdurar en tu calor, en tu sonrisa. Intuyo que en la pena mi soledad se hermana con el viento, es caballo furioso que redobla esa rabia ancestral de la locura, soledad engañosa en busca de jinete. Déjate ir, salvaje: nadie habita tu nombre.





domingo, 15 de enero de 2017

SALMO DEL CÁNTARO


   

   El rumor del tiempo en tus senos de espuma no exige respuestas, canta un salmo limpio. Antes fue ángel desnudo de promesas que ardía en los jardines tras la sombra en paz de los amantes. Y en su origen muchacho sin paraguas, perdido entre las páginas de un libro de poemas: yo busqué en días iguales a sí mismos la niña que tu fuiste, te imaginaba así, desenvuelta y amable, alegre y estrellera la mirada en ensueño como una flor humilde y silenciosa. Si quieres me desnudo de preguntas, de dudas, de razones, de todo lo que aplaza esta verdad sin pausa que me exalta, aunque sea ya muy tarde para volverte el mundo del revés. Me lleno con muy poco.


Pintura de William Adolphe Bouguereau

SALMO DE LA DESCONFIANZA



   Este balazo frío de tu silencio, es óxido en tu boca, sucio margen que aborta luz de astros calientes. Estrellas no veía que era ya mi cuerpo un ojo todo, como un nervio palpitando en la ciega espiral de la noche. Ebrio de tus lirios venenosos, estremecido, en el azogue dulce de tu mirada creí hallar la trasparente causa del amor. Perfumada de suaves perífrasis, no sabías que la gramática de la ternura no usa palabras, ni tienta el paladar con frutos prohibidos. La crueldad taxativa del disparo es señal inequívoca de que no me quisiste. Y así se va sellando poco a poco la mentira, dando por bueno un mundo que no nos pertenece, en el que sólo somos un recuerdo más. Perdidos para siempre.


sábado, 14 de enero de 2017

SALMO DE LA PRIMERA LUZ




   Aquella vez de aceptación completa, de renuncia, del más barato gramo de cordura, de voz que se elevó sobre la vida tal un rebelde pájaro, de rabia enamorada contra la sal que miente, espumarajo de sangre infecta en dudas. Atiplados versos en la gama discreta de colores que se suman a todas las convenciones culturales, a toda esa tonelada infinita de basura sentimental que puede acumularse en la petunia. O acaso la pensión de mala muerte sea poesía, el tráfico letal de las neuronas bajo un cielo mate, el pérfido neón por las esquinas: naturaleza viva es también este surreal instinto que nos persuade de que, la realidad, está siempre susurrando los nombres de Dios. Pero con tanto ruido es muy difícil poner en hora el corazón, para que suene al alba, con su tictac enamorado. A la primera luz posible cada día, y sin vender crepúsculos. Es muy difícil.


jueves, 12 de enero de 2017

SALMO DEL VIENTO


  El viento, utopía cuyas coordenadas mueren en tus brazos, mueve el futuro, se acerca como un buey tumefacto que exhalase la hiel de un invierno disfrazado de reloj de pared elegante, la sandez repta veloz sobre la herida cerrada de una memoria que no ha de saber recordar, ya, cuándo fue que la fe se trabó la lengua implorando carros vacíos donde podrían caber tantos cadáveres. El viento es rector de cometas, las nubes son sueños en el viento; con lentitud se disuelven y nadie sabe cuánto pájaro muere mientras vuelan, como una flor que amase estar siempre dormida sobre el lecho frío de la luna, mordida por los murciélagos blancos de la vida. Enervante viento cuyas coordenadas utópicas defienden la voluntad en guerra de lo humano, oprimida en la luz; proyectando una sombra que se expande en silencio, ofrece una copa de vino a las farolas, mancha de llanto el fulgor de la carne, obsoleto candor de piel limpísima. Enemiga del nardo te postulas ante mí con una antorcha de besos. Cuando acaba la función se desvanece el misterio, en el mismo lugar donde nació.


               

sábado, 7 de enero de 2017

QUEBRANTO


                       Vena o raíz,
                       a nada teme la savia o sangre.
                       Me procuro musgo fresco
                       para esta llaga donde el silencio
                       pronuncia las sílabas ardientes de tu nombre
                       en la libertad de una escollera.
                       Así quiebro los huesos a la melancolía.


Fotografía de Rimel Neffati


miércoles, 4 de enero de 2017

CHARADA



                                                                        ...y ponte un alma
                                                                        si la encuentras.
                                                                              Blanca Varela

                                Amor cabo en la punta
                                le falta orearse, catamarán en los dientes
                                arría la vela, esa tensión 
                                ácida que pérfida resume el brillo
                                de una mirada, examina otra vez
                                el agua de los charcos donde bebiste
                                para conjurar
                                tus más turbias sospechas, ollas podridas
                                con su parafernalia de propósitos perfectos,
                                reina del hipotálamo, ojo panóptico,
                                si nada queda en sombra
                                para qué sirve la confianza, sólo es 
                                una palabra donde van a morir
                                los elefantes negros de tu alma
                                encallecida en tanto que temor de palmas
                                huecas y 
                                ponte un alma si la encuentras.



sábado, 31 de diciembre de 2016

LA 414


                      Me voy en un vagón de pájaros abierto a las nubes
                      mientras el tren despeina campos de todo y nada.
                      Ahora flamea en tus manos una blancura tibia de ratón
                      con que acaricias, lenta, mi tormenta, mi fiebre.
                      Es día hoy en mí bemol menor, mañana me dolerán
                      los huesos, ahíto de lamer el cerumen del viento.
                      Voy a ese astillero abandonado donde veré mi muerte
                      en compañía de otros vivos cadáveres de niños
                      que no tuvieron nada, me sacaré los ojos
                      con cuchara, y el corazón de un mirlo
                      latirá brevemente por todo el asqueroso egoismo
                      que impide a las flores del aire respirar, sonreír.
                      Veré mi muerte y le diré: no esperes,
                      lluvia de los destinos, moja mi cuenca loca
                      con amapolas rojas.
                      Ya cumplí.
                      Dame tu llanto magro.


Fotografía de Rimel Neffati

jueves, 29 de diciembre de 2016

SONETO MORTAL DE NECESIDAD


                         El manotazo frío de la muerte
                         pega sin avisar, viene directo
                         a por la vida, mata y en inerte
                         cuerpo de sucia pudrición abyecto
                         muerde mis ojos que no podrán verte
                         con la hermosa ternura del afecto
                         limpios de todo mal, de toda suerte
                         pulpa serán picada por insectos.
                         La fortuna de amar es traicionera,
                         vende su bien a un azogado espejo
                         donde finge valer si remunera
                         con acuciante celo, mas alejo
                         de mí tu venenoso cáliz, ¡fuera!
                         Amor y muerte juntos: mal consejo.





martes, 27 de diciembre de 2016

SECRETOS


                     A ti voy, sin ir.
                     En ti soy, sin estar.
                     Sin avidez, en vilo, ante la duda
                     me lavo la cara con escarcha,
                     me limpia de insomnio los recuerdos.
                     Pero no se me olvida cómo tu vientre late a veces
                     en la penumbra del tiempo, bajo mis manos
                     trémulas, cuando la lluvia escampa.


Pintura de Jean Paul Lemieux




domingo, 25 de diciembre de 2016

A MI VOZ ENTREGADA


                        Despojarme de mí, ser distinto en tus brazos,
                        más veraz, más humano, sin la sombra
                        de estar, de través, con los huesos cruzados
                        aterido en la luz, animal sin memoria,
                        sino nuevo tal un fruto maduro que desgranas
                        a mano.
                        Despejarte el amor con el viento en los labios,
                        más tenaz, más sincero, calidez transparente
                        la palabra y el gesto hasta el golpe de mar
                        que me deje varado en tus costas serenas
                        o a merced de tormenta.
                        Toda es una tu alma, inminente belleza
                        presta a ser expresada, libertad acogida
                        en el seno del cielo, a mi voz entregada.





CANTO DE SIRENA



                                   Henchiste mi vela con tus vientos, escindes 
                                   en la mar rosas contra mi aliento. 

                                   Viro para enfrentar el hondo corazón
                                   de la bruma que me lleve, olvidado
                                   del mundo, a la cala desnuda de tu cuerpo.

                                   Luna llanera flameas al filo de la noche, tenso
                                   cataviento, cantas la muerte de la ternura.

                                   Esto queda de mí, arcángel de humo, el redaño
                                   violáceo de una vigilia lenta en que te amé
                                   con la fe vigorosa de los pájaros.



Pintura de Paul Klee


viernes, 23 de diciembre de 2016

CARONTE


                           Ahogado estío, dulzura hubo
                           en las ondas férvidas de un espejismo,
                           grano molido en paz, llanto sin lágrimas, 
                           nacarado azúcar en el iris frío de las estrellas,
                           cuando era inevitable anclar la barca de tanto
                           hueso viejo cargada hasta la rabia.
                           Se hizo estigia su mirada para tocar mi amor
                           con alas encarnadas, qué supe yo, alma en destoque,
                           sino cremar en yunques solitarios, hasta acoger
                           la yema de cenizas, toda la eterna luz de tu sonrisa
                           abierta y musical, qué supe yo, martillo devanado,
                           sino soñarte mudo en cada beso,
                           en cada ponderado latido sin final.
                           Yo nada supe.
                           Tu alma en la ribera se aclara el pelo y riza
                           los bucles que gravitan en mi pena, qué torpe
                           y mansa pena de animal melancólico, Caronte,
                           cruzando corazones a la orilla insensible
                           donde nada padece el dolor de estar vivo
                           ni tampoco la dicha de sentir en la sangre
                           el temblor y el asombro de merecer amor.


Pintura de Pierre Hubert Subleyras (1699-1749)

martes, 20 de diciembre de 2016

FLOR QUE SE DESVANECE



                       FLOR QUE SE DESVANECE 
                       voy a tu ser con una fe sin rostro
                       en sacrificio dono al sol las palmas
                       de las manos picadas de gangrena
                       en el cánope cuenco resumidas
                       -para perder lo amado nací-
                       no hay suficientes rosas para llorar
                       a los niños que mueren fuera
                       los que no pueden sembrar la sonrisa
                       en una tierra abonada para la compasíón
                       yo nací para pasear estos harapos.



Imagen de García de Marina


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...