miércoles, 5 de febrero de 2020

IN MEDIA RES


Qué corta la vida
hasta para aprender a gozar
lo que desconocemos,
aprender a exprimir la savia
incomprendida de la naturaleza
enervada, bestial, dulce, esquiva
como dijo el poeta.
Se vienen tormentas con nombre de mujer
y yo aquí, trapense discípulo de Merton
me siento en una piedra, solidaria
de mi fe incombustible y siento que
mi corazón se expande como el ardor de un niño
al que le han retirado por decreto el amor.
Pero no pasa nada, nadie me compadezca,
la palabra justicia me viene siempre grande
para decir qué cosa, palabras de la tribu,
sortilegios y símbolos, el hondón de la carne
exánime, susurrando una lluvia de semillas.
La muerte se presenta vestida de notario,
eso es solo un momento.
Antes, toda la vida, y en pequeño segmento,
ridículo vector de emoción contenida,
toda la vida mía; pasan.
Ardor inocente soy
por más que el tiempo apremie.



Obra de Giacometti

sábado, 1 de febrero de 2020

EL GUARDAGUJAS


                                                   "las pequeñas palabras
                                                   durarán como rocas."
                                                          Alfonso Costafreda


Soledad se pronuncia mas no acude mujer,
viene un eco desnudo de destinos cruzados.
Sé bien cómo hacer mi trabajo callado.
Acciono la palanca, los raíles se cambian,
y vuelvo a mi caseta, demiurgo sin aplauso.
Se vive de perfíl.





CÁLIDA ACOGIDA DE LA CRÍTICA



El autor les informa: no va a llegar a nada.
Más vale trocar placer por dolores y todo eso.
La teleología de una vida humana, aunque sea
la de un artista, no da para más.

Verán ustedes: a partir de ahora
me prohibo expresamente asaltarles
cada día con porcelanas de bella factura.
La poesía tiene el alma frágil, cristal
de bohemia, demasiado vieja
o todavía muy verde. Gran peso dormido
la etérea rosa compite aquí con una llave inglesa.
Nada de volver a casa a dar y recibir amor;
tendrá que haber un drama, aunque no es para tanto.
Basta con anestesiar el sentido estético
para intervenir esa hernia de lirismo
que no acabamos de definir en un libro.
El autor repara en que pasó hace un rato
al plural mayestático, tomándose una confianza
que no le corresponde, por más que le honre
pretenderlo.
Entiendo que este poema no les resulte conmovedor.
Seguro que a la crítica le gusta.




martes, 21 de enero de 2020

EL GUARDAGUJAS



Ya pasó por mis huesos
el canto del picaflor,
arañando el duro yeso
de los sueños grabó
una rosa sin espinas, distante,
oxidada cuyo número.

Me aventuré y desaparecísteis.




lunes, 30 de diciembre de 2019

CUENTO APOROFÓBICO


Entró al supermercado hediendo a algo difícil de definir, con una gabardina raída y hecha jirones, ennegrecida por el monóxido de carbono de los tubos de escape de los coches, que mal podría resguardarle del frío, manchas de una grasa que brillaba como la pìedra de pizarra, y se perdió entre los pasillos esquivando los carritos de la compra. El personal de la tienda lo miraba como si fuese la aparición de un fantasma: el fantasma dickensiano de las navidades imposibles; esas navidades que nunca llegan, para cumplir el sueño humano de la redención por la bondad.
Al rato volvió, se paró frente a todos y nos contó el drama de su vida: nos culpaba de ser partícipes de su desgracia, con tan fervorosas expresiones, a veces insultantes por el rigor del detalle con que las ilustraba, que, cuando arrancó definitivamente a llorar, de rodillas, y clamando una especie de letanía del fin del mundo, en la que rogaba por la consunción del género humano, creímos estar asistiendo en carne y hueso al día del juicio final. La cajera lloró con todas sus fuerzas, y él, se levantó de su postración.Con el bamboleo que llevaba chocó con la puerta de apertura automática, cayendo al suelo como un lucifer de pacotilla.
Una botella, de dos que pretendía hurtar en venganza por la insondable hipocresía de todos, se partió dentro del bolsillo de la infame chamarra derramando su contenido por la pernera de los pantalones de pana gorda, y formando un charco sanguinolento. A todo esto, la puerta se cerró con tan mala fortuna que le oprimió el cuello hasta la muerte. Nada pudimos hacer por él, excepto contemplar aquel horror, perplejos. Cualquiera puede caer en desgracia, no tiene por qué ser en navidad. Tampoco era para ponerse así. Descanse en paz.

EL TROMPETRISTE



Soy trompetista. Un trompetista anónimo, nada del otro mundo, me bato el cobre todos los días en la calle con mi trompeta de latón para conseguir algo de dinero que llevar a mi casa, donde mi madre me espera con un humilde plato de sopa, hecha seguramente en una olla del mismo material que la trompeta. Es curioso ¿verdad?, cuánto trabajo encima, tantos siglos sacando de la entraña de la tierra este metal pobre, pariente marginado de la familia, cuyos hermanos, el oro y la plata, se llevan todos los premios de la popularidad: la ambición del ser humano, esa olímpica pasión por superarse, olvida muchas veces que hasta la más barata trompeta de latón, está hecha de cobre y otro material, ¿cual era? ¡ah, si, el cinc! Gracias a él, mi trompeta es más dura, resistente a la oxidación, y cuando consigo ese punto de fusión tocándola, de fusión artística , de calor creativo, mi trompeta de sencillo latón suena como la mismísima trompeta de Chet Baker, suena eléctrica, suavemente galvaniza los oídos de las personas que pasan por la calle, los prende a un sonido que es tan antiguo como la extracción de todos los metales que esconde la entraña de la tierra, los transporta al origen de su propia condición de seres minerales en su mayor parte compuestos de agua, pero ¿no es cierto que los hombre somos una aleación compleja de muchos elementos? Bien, no quiero hacer tampoco un panegírico ahora sobre la composición química del hombre, corro el riesgo de que piensen que se me ha ido el santo al cielo, y como ángel trompetero no doy la talla, sinceramente: los que Miguel Ángel pintó en la Capilla Sixtina, sí; esos son unos titanes que abren las nubes de la gloria a las almas que se lo han merecido. Mi abuelo Tomás trabajó mucho tiempo en una fundición de cobre, esta trompeta me la regaló él; gustaba de tocarla los domingos en el campo, junto a una Ermita muy cerca de la playa. Mis recuerdos son maleables como el estaño, a veces pierdo la noción del tiempo mientras toco una balada de jazz, pero jamás olvido con cuanto cariño mi abuelo Tomás, cuando yo tenía diez años, me regalo su trompeta cobriza, desgasta del baño de plata que tenía, y me dijo: ¡Pepo, aprende a tocarla, tu tienes talento!
Trabajó muchos meses en aquella sofocante pero hermosa fundición para poder comprar esta trompeta que ahora sostengo en las manos, y otras personas, hubieron de laborar mucho también para extraer el cobre y el cinc que hacía falta para fundir el metal para hacerla, y luego un luthier también hubo de aplicar allí a esa plancha inerte de metal, su sabiduría heredada para convertirla en un instrumento musical, cuyo diseño interior, ese curioso y limpio intestino de válvulas y pistones, fue además fruto de siglos enteros de pequeños y mágicos descubrimientos, que alguien, en algún momento de la historia fijó, para bien de todos. A principios del siglo diecinueve, un alemán desarrolló una trompeta básica de dos pistones. Yo no pensaba en nada de esto con diez años, me bastaba con el destello metálico, con el sinuoso y armónico hueco de la campana, para quedarme maravillado. Parece mentira lo mucho que hay detrás de una simple trompeta de latón tocada por un pobre tonto como yo, con cara de payaso.
Hay trompetas fabricadas completamente de plata, de níquel, o de oro. Son muy caras, pero que importa. Un día, tocando en la calle, una señora me dijo que sonaba preciosa; pensé inmediatamente en mi abuelo, y en todas esas personas que habían hecho posible, de una forma u otra, ese milagro de una trompeta de latón, el sonido a cielo abierto de mi triste trompeta, un tanto cascada ya, llevando una melodía melancólica o alegre, al tímpano auditivo de una señora amable que pasaba por aquí, seguramente harta, por otro lado, de tanto ruido ambiental. Así que, ya ven, no hay mayor premio para mí que este, poder hacer llegar a algunas personas la música de mi trompeta de cobre y cinc, maleada por el uso y los vientos arenosos y húmedos del poniente andaluz. ¡Ahí va el trompetriste! dicen algunos: tal vez llevados por la ignorancia, no saben que yo sé que el nombre de la palabra cobre, nació muy lejos de esta ría, tal vez en Chipre; los romanos la llamaban Cyprium. Qué les importa a ellos si el metal fue o ha sido imprescindible para tocar una trompeta, con cara de payaso, o para conquistar, precisamente, las islas del Mediterráneo, a golpe de falcata. No hay trabajo, ni perspectiva de conseguirlo, los ánimos están muy alterados, hay muchas cosas en este mundo que andan mal, no se me ocultan, procuro mejorarlas un poco con tres o cuatro canciones, tengo un concepto del hombre más elevado del que debiera corresponder a un músico callejero, pero así es, y confío en que tarde o temprano, toda la basura que amenaza con paralizarnos será conjurada con el esfuerzo de muchos.
Ahora camino por el paseo marítimo y pienso que sería de mi ciudad, sin toda esa historia que tiene a sus espaldas, también sin ese puñado de intrépidos ingleses que compraron las minas de Río Tinto: la palabra empresario anda de capa caída últimamente, y la de mendigo parece cobrar una dignidad inusitada, sin embargo: ¿qué sería de mí y mi sonora trompeta si unos señores no hubieran arriesgado su  vida entera por aprovechar las riquezas que da el subsuelo? Un triste músico, bufón del poder, qué suena su trompeta de latón piensan que soy, y no va más allá la grandeza del hombre para ellos, aunque a veces implique ese esfuerzo, convertir materiales tan nobles en residuos sin futuro. Yo confío en el hombre, en su fuerza constante, su vigor industrial, su bondad filantrópica; y aunque muera desnudo, sin zapatos, con la imagen hermosa de mi madre tan buena, con su sopa de pan y su olla de cobre, esperándome afable cuando llego cansado de soplar en mis notas la casida cantable de estos tiempos oscuros, tal como hizo mi abuelo: fundiré nuevamente mis recuerdos para darle a mi vida un color más brillante, un dorado carácter que destelle ironía, un soplo incombustible de confianza. Sé transmitir muy bien las propiedades del sonido en mi trompeta, soy un magnífico conductor eléctrico de música. Otros verán, en el brillo del dinero, las propiedades energéticas del sol, su capacidad de inundarlo todo de luz; yo la veo en el candente y aterciopelado son de mi trompeta. No sé si les aburro un poco, mi vida ha transcurrido hasta el momento más bien en soledad, ahora tengo ya cincuenta años, pero siendo muy pequeño, mi padre me llevó una vez a ver el río rojo: a él le gustaba llamarlo así, y a mí me gusta pensar que en las notas de mi trompeta reside esa facultad de aquellas aguas, de tintar la piedra con cárdenos y sulfúricos matices a su paso, así como en el alma de la gente que en la calle se detiene a escucharme, puede imprimirse algo de ese cúprico matiz que tienen los atardeceres en la marisma. Por las mañanas suelo ayudar en mi casa con la limpieza, mi madre tiene la manía de coleccionar muchos pequeños sortilegios, muchos de ellos metálicos, candelabros, ceniceros...incluso una pequeña colección de soldados de plomo que una familia de una casa donde cocinaba, en el barrio obrero, le regaló antes de irse de Huelva; se llamaban Topkins de apellido, y eran famosos en el barrio por el refinamiento mecánico y educado de sus vidas, rodeada siempre de una suntuosidad muy moderada, de pipa aromática, periódico y un buen güisqui; en el fondo y en las formas bastante discreta. A Conchita, que así llamaban a mi madre, la trataron siempre con mucho cariño y, a veces, le daban para mí pequeños objetos de bronce: guardo como oro en paño un autómata que consiste en un minero con pico que, eternamente sube y baja su herramienta sobre una roca, con su pañuelo anudado al cuello, y una estatuilla de un futbolista muy famoso, que apodaban "choquito", por su menuda y rechoncha apariencia; dicen que, antes de que llegara la guerra, una temporada anotó hasta veintisiete goles, y fue pichichi por delante de un señor que había venido de argentina a jugar, con un contrato mucho más sustancioso que el que él tenía. Ya se ve que en este asunto del vil metal, valen más las personas que las trompetas, los coches, los trofeos, y toda la parafernalia lustrosa, la quincalla barata, que rodea la agitada vida de una ciudad industriosa. No me quejo de como me tratan mis conciudadanos, mal que bien, creo que perciben en mí a un ser menesteroso y noble, que a base de un poco de pundonor, altas dosis de modestia y una pizca de genialidad, ha conseguido hacerse un lugar en el imaginario público de sus congéneres, y así me lo hacen ver, desprendiéndose generosamente de alguna moneda, cuando interpreto el himno del Onubalompié club de fútbol en las inmediaciones de estadio.


EN CASO DE EMERGENCIA ROMPA EL LIBRO (biografía apócrifa del señor Openthisend)


    El señor Openthisend nació del mango de un cuchillo. En un primer momento se pensó que era un ectoplasma con apellido anglosajón, con el tiempo pudo confirmarse que es de hueso y gelatina, aunque este particular sólo se supo mucho más tarde, por las revelaciones de su compañera sentimental, la señorita Bubbles, que tiene forma de paralelepípedo. Fue educado en un colegio vacío con la sola compañía de unas musarañas tejedoras de alfabeto, que suelen organizar trabajos verticales sobre el encerado. Su amantísima madre le obligó desde muy pronto a vestir ternos de corte fin du siècle, a cortarse con rigor de samurai todas las mañanas un dedo gordo del pie, que era convenientemente guardado en una alacena llena de niebla.
    Actualmente se dedica a criar cantos rodados a los que imprime la facultad de volar cuando están convenientemente redondos. Tiene la facultad de afilar mariposas tigre con las uñas, el polvo de las alas contiene un veneno cromatópico ideal para el té de las cinco. Es importante además destacar que sólo fuma en presencia de su abogado. Fue visto por última vez colocando el siguiente cartel en la puerta de su domicilio. Se reparan hilos de Ariadna, al final de la cadena no hay perro. Razón aquí.

SOBRAS COMPLETAS


De todo lo que llevaba escrito
editaron sólo la basura más selecta
y fue un éxito.
Se dice el pecado,
pero no el pecador.

AMAR A UNA MUJER Y SÓLO A UNA


Hacer un corte transversal
desde el entrecejo
hasta el clítoris.
Observar la disposición
de los órganos vitales.
Hablarle de Sigmund Freud
en términos muy positivos.
Que prefiera a Jung.
Persistir indefinidamente
en el intento.

viernes, 27 de diciembre de 2019

CUENTO DE VANIDAD


Nací en un oscuro pueblecito centroeuropeo que pintó Peter Brueghel el Viejo en 1556, cuando era joven. Todos los pueblos centroeuropeos del siglo XVI tenían apariencia de Belén, y todos los niños recién nacidos en toda época se parecen al niño Jesús. Hasta aquí todo perfecto. El problema se planteó mucho después; tras unos años viviendo fuera del idílico cuadro flamenco, comenzó a manifestarse en mí, con alarmante patencia, la necesidad de comunicar a los demás un estado del Ser que, si bien subjetivo, y sujeto por tanto a la inconsútil gasa trasparente del tiempo, era ya Ser con mayúsculas, es decir: asunción definitiva e inobjetable de una visión del mundo, limpia de polvo y nieve y paja y nube en el ojo ajeno y viga en el cristalino afán arquitectónico de sostener una idea, por loca o equivocada que fuese, pero sostenerla bien.En unos momentos aparecerá mi sobrino para felicitarme las fiestas de Pascua. Le haré, como siempre, la pascua, hurtándole la artificial felicidad homeopática en que vive, con la visión de un esperpéntico panorama de drama y miseria. Para esto último no se me ocurriría ser tacaño. Con la educación no se juega.



domingo, 22 de diciembre de 2019

POSTAL DESINFECTADA



Estampa herida de pasado
desinfectada con betadine
lista para ocupar el lugar
destinado al destino.



POSTAL DESINFECTADA



Abrí un manual de historia
monocromático y una mariposa
infecta de buenas intenciones
salió volando errática.
En el lugar donde vegetaba
ahora luce un cielo oxidado.




POSTAL DESINFECTADA



Tengo la vida corta, angosta, dura,
apenas el pulmón qué triste pájaro,
plazas antagonistas de la soledad
se disputan los harapos del silencio.
Vencejo de la memoria desperdigada,
vuela tú por mí.
Soy ciego de horas antiguas.




POSTAL DESINFECTADA



Estás en el límite de lo visible
deudo de la desmemoria, parco
veedor de una luz inhabitada
y te preguntas si será verdad
que vives, o sólo ilusión de palabras,
encarnadura del desasosiego.
Allá donde el límite desaparece
puedes pensar, existes.
Efímero ser en quemazón eterna.




lunes, 4 de noviembre de 2019

PENSAR A RATOS




El peso de la conciencia sobre la materia deleznable de la carne no podría soportarse de no ser por esos ratos en que el pensamiento entorna con relajo la mirada y se distrae. En momentos así, que pueden ser interrumpidos de la más inmisericorde manera, pensar se convierte en el umbral hacia la ensoñación, tesoro de la imaginación y solaz de la fantasía: duran lo que tienen que durar, pero la mayoría de las veces ni siquiera lo suficiente para fundamentar una teoría que se sostenga, para que se presente como por ensalmo ese primer verso que nos da el poema, o para desentrañar las verdaderas motivaciones de esa persona que nos mira mal en el trabajo.

Los ratos que dedicamos a pensar a ratos es mejor no emplearlos en intentar sacar conclusiones definitivas para algún problema en verdad importante; eso es mejor hacerlo en ratos que pensemos con absoluta lucidez. Aunque la lucidez, en muchos de nosotros, se da de una forma centelleante, por descargas de atormentada fe en algún peregrino ideal o por certero relámpago que despierta, en el pozo de la memoria, los arcanos de las verdades incontestables. En estos casos, la efímera inmediatez de nuestros argumentos podría ser interpretada como estupidez perentoria sin cura posible. Y eso sí que no.



Colaje de Paco Marcos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...